El esquema tributario impuesto a la industria de alimentos procesados (también conocidos como altamente calóricos) y bebidas azucaradas provocó que las ventas cayeran 20 y 15%, respectivamente, durante el 2014, mientras que iniciativas de legisladores panistas y priístas en contra de este sector ponen en riesgo inversiones millonarias, alertó Raúl Riquelme, presidente de la Comisión de Salud de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En entrevista, explicó que durante el presente año, el sector ha invertido cerca de 250 millones de pesos para modificar fórmulas, etiquetados y el plan nutricional de sus productos; sin embargo, existen cerca de 36 iniciativas de ley que persiguen a la industria que elabora este tipo de alimentos procesados, que son propuestas por las ONG e impulsadas por legisladores en el Congreso.

Pedimos al presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Mario Alberto Dávila Delgado, que nos abra las puertas para discutir las propuestas, en donde participe la Secretaría de Salud y la Cofepris, así como la academia , demandó el sector industrial.

Recordó que desde enero de este año, a la industria de los alimentos chatarra y de bebidas azucaradas le fue impuesto un gravamen especial de 8%, bajo el supuesto de atacar la obesidad entre la población mexicana, incluso se argumentó que los recursos fiscales derivados este Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) se destinarían a programas de reducción de peso entre los mexicanos.

No obstante, dijo, la autoridad hacendaria ha recabado 41,000 millones de pesos por el IEPS y lo que hemos visto es que es totalmente recaudatorio, porque los recursos no han sido direccionados a la salud .

Queremos que la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados instruya a la Comisión de Salud a que dialogue con la industria sobre las iniciativas que sí negocia con las ONG, que no discrimine , expresó.

[email protected]