México registró una Inversión Extranjera Directa (IED) histórica de la industria automotriz y de autopartes por 6,000 millones de dólares durante el 2015, anunció Armando Cortés, coordinador de este sector en ProMéxico.

Precisó que 3,100 millones de dólares provendrán de las empresas de autopartes que desglosarán durante este año y el 2017, y los otros 2,900 millones corresponden a los anuncios de la industria terminal con sus nuevas plantas para ensamble de autos. Este universo de inversión total lo habrán de realizar alrededor de 300 empresas.

Al participar en el XIV Congreso Internacional de la Industria Automotriz en México (CIIAM), organizado por la INA, el funcionario previó que para este año la tendencia de la IED sería mayor, pues tan sólo se registrará el anuncio de Ford por 1,600 millones de dólares, y más inversiones de autopartes.

Ya sabemos que viene el inicio (de operaciones de la planta) de Audi, BMW, Toyota y ahora Ford. Todos estos elementos van a contribuir para que la tendencia continúe en los próximos años , detalló.

Recordó que mientras la industria automotriz produjo 2 millones de vehículos en dos décadas (1994-2014), ahora en seis años el sector empujará fuerte para ensamblar 2 millones adicionales.

El reto de ProMéxico es hacer que vengan más empresas e inviertan, pues la tarea no es importar, sino atraer proveedores internacionales que transfieran tecnología a las empresas mexicanas. Ése es el siguiente paso , dijo Cortés.

Ford a lo grande

Con las seis plantas que tendrá Ford instaladas en México, crecerán sus compras a proveedores nacionales a 16,000 millones de dólares hacia el 2019, un aumento de 10% respecto de lo que adquiere.

Leo Torres, director de compras de esta compañía, informó que destina 14,500 millones de dólares a proveedores nacionales.

Ford cuenta con una base de 400 proveedores en México, pero con la apertura de sus plantas en el país, la compañía prevé la llegada de nuevas empresas de autopartes de Europa, EU y asiáticas.

La producción de Ford, dijo, se duplicará cuando arranque el ensamblado en San Luis Potosí, para lograr 900,000 unidades anuales: 80% será de exportación.

Conminó a los proveedores de partes y componentes presentes a diseñar e innovar para que sean socios de la compañía, en sus tres plantas de ensamble: Cuautitlán (que ampliará), Hermosillo y San Luis Potosí (la nueva operación), y otras tres de motores en Chihuahua y dos plantas de transmisiones en Irapuato.

lgonzalez@eleconomista.com.mx