El proveedor de servicios petroleros Halliburton Co, que está a la espera de la aprobación de los reguladores para comprar a su rival Baker Hughes Inc, dijo que aún tiene que llegar a un acuerdo con autoridades de Estados Unidos y Europa sobre la "idoneidad" de las desinversiones propuestas.

Halliburton presentó "un conjunto ampliado de propuestas de desinversión" al Departamento de Justicia de Estados Unidos a principios de este mes, dijo su presidente ejecutivo, Dave Lesar, en una conferencia telefónica tras el reporte de los resultados trimestrales de la firma.

NOTICIA: Halliburton reporta resultados mejores a lo esperado

La compañía reportó el lunes una ganancia mejor de la esperada debido a profundos recortes de costos que ayudaron a compensar una caída de las actividades de perforación.

Halliburton también ha notificado de manera informal a la Comisión Europea y a otras jurisdicciones del nuevo plan de venta, dijo Lesar en la conferencia telefónica, donde no especificó en qué podría desinvertir la empresa, aunque reveló que estaban en conversaciones con los compradores interesados.

NOTICIA: Malos augurios para sector petrolero en 2016

Halliburton y Baker Hughes han informado hasta ahora de planes para desinvertir negocios superpuestos, con ingresos combinados en 2013 de 5,200 millones de dólares, para hacer frente a las preocupaciones de que su unión podría provocar precios más altos y menos innovación.

Baker Hughes y Halliburton han ampliado el plazo para cerrar el trato al 30 de abril.

NOTICIA: Tornados destruyen planta de Halliburton en Texas

Las acciones de Halliburton caían cerca de 1% en las operaciones de media sesión de Wall Street, mientras que los papeles de Baker Hughes perdían más de un 4 por ciento.

mac