Hasta el cierre de la edición, el pleno del Senado de la República debatía la minuta remitida por la Cámara de Diputados que reforma la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público para facultar al gobierno federal a contratar con organismos intergubernamentales internacionales bienes o prestación de servicios para la salud. Tal como sucedió en San Lázaro horas antes, todo apuntaba anoche a que el cambio sería aprobado en la Cámara Alta, sin cambios.

Por 290 votos de Morena, PRI, PVEM, PT y PES, y 71 de la oposición del PAN, MC y PRD en contra, la Cámara de Diputados aprobó adicionar la siguiente redacción, como párrafo quinto, al artículo 1 de la referida ley:

“En el caso de la adquisición de bienes o prestación de servicios para la salud, cuando de la investigación de mercado se concluya que la licitación no es la vía idónea para asegurar al Estado las mejores condiciones conforme a lo previsto en el artículo 134 de la Constitución..., las dependencias y entidades, previa autorización de la Secretaría (de Hacienda y Crédito Público) por conducto de la Oficialía Mayor, podrán contratar con organismos intergubernamentales internacionales a través de los organismos de colaboración previamente establecidos con éstos’’.

Durante el debate, legisladores de los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano argumentaron que además de dañar a la industria farmacéutica del país, la enmienda no establece límites presupuestales y carece de mecanismos para combatir la corrupción.

Por su parte, los de Morena defendieron que con el cambio legal el gobierno mexicano tendrá la opción de comprar insumos, equipamiento y medicinas a través de organismos internacionales, en este caso la Organización Mundial de la Salud (OMS), y asegurar el abasto de medicamentos.

Para la priista Ximena Puente con la reforma, “el gobierno ya no tendrá pretextos para garantizar medicamentos a las personas que padecen cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, VIH, entre otras’’.

Además de que se podrá contar oportunamente con la vacuna del coronavirus, dijo, cuando esté lista en el mundo porque la salud de los mexicanos es un tema prioritario.

Con el mecanismo de licitaciones internacionales se propicia adquirir suministros de calidad asegurada y a precios bajos bajo la supervisión de la OMS y registrados ante las autoridades reguladoras nacionales de medicamentos de referencia de la región o evaluados a través de procesos internos para asegurar la calidad, y así contribuir a la preservación de la vida de las familias mexicanas, refiere el decreto en la exposición de motivos.

Además de que con la inclusión de un nuevo procedimiento para la adquisición de insumos para la salud no se violan los acuerdos comerciales de México porque el párrafo que se añade señala de manera clara que la licitación seguirá siendo el procedimiento que debe agotarse por regla general.

empresas@eleconomista.mx