GlaxoSmithKline, la mayor farmacéutica británica, renovó su promesa de retornar a una senda de crecimiento este año, después de que no consiguió reportar una recuperación esperada en sus ventas y márgenes en el 2012.

GSK también anunció una reestructuración de sus operaciones de producción de medicamentos e investigación en Europa, diseñada para ahorrar al menos 1,000 millones de libras (1,570 millones de dólares) al año para el 2016, mientras que colocó sus marcas de bebidas refrescantes Lucozade y Ribena bajo revisión estratégica.

Tras dejar atrás una serie de expiraciones de patentes, GSK originalmente se había propuesto registrar un mejor 2012. Pero las ventas fueron afectadas por recortes de precios más grandes de lo esperado en países europeos golpeados por medidas de austeridad.

El presidente ejecutivo Andrew Witty espera que GSK tenga un mejor 2013 y estimó el miércoles que las ganancias por acción de la compañía, después de excluir algunos ítems, crecerán en un 3% o un 4% a tipos de cambio constante en el 2013, con un alza de cerca de un 1% en las ventas.

"El 2013 debería ser el primero en una serie de años de crecimiento para GSK", declaró Witty a la prensa.

GSK está dependiendo de una serie de nuevos fármacos para revivir su suerte a mediano plazo, comenzando por seis que ya han sido presentadas para su aprobación en áreas de enfermedades pulmonares, melanoma, diabetes y VIH/sida.

También se esperan los resultados clínicos de la Fase III, o final, para dos esperados proyectos de alto riesgo, pero también de alta recompensa en enfermedades cardíacas y cáncer.

Eso convierte al 2013 en un año crucial para los proyectos de GSK, aunque el principal impacto en la línea de ventas se sentirá en el 2014 y más allá, asumiendo que los nuevos fármacos cumplan con las expectativas.

"Las ventas planas durante el último año destacan la importancia para GSK del lanzamiento potencial de nuevos productos en el 2013 en la medida en que trata de volver al crecimiento", afirmó Mick Cooper, analista de Edison Investment Research.

Las ventas en el último trimestre del 2012 cayeron un 3% a 6,800 millones de libras, lo que generó un alza en la ganancia estructural por acción (EPS) de un 4% a 32.6 peniques, informó la empresa.

Analistas en promedio esperaban ventas por 6,880 millones de libras y una ganancia estructural por acción, que excluye ciertos ítems, de 31.3 peniques, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

Las acciones de GSK se desempeñaron por debajo del promedio del mercado el año pasado, debido a la falta de crecimiento en las ventas.

Los papeles operaban sin cambios tras los resultados, en línea con un estable sector de fármacos europeo.

MFH