Naturgy será el nuevo nombre, comercial y societario, de Gas Natural Fenosa. El grupo da así el pistoletazo de salida a un proceso de reinvención total de la empresa.

La empresa vive un momento histórico, con cambios en su estructura directiva, accionarial y en su plan estratégico, que estará siendo presentado entre miércoles y jueves.

Con el cambio de imagen y nombre corporativo, la compañía que preside Francisco Reynés deja atrás un nombre societario (el de Gas Natural SDG), cargado de simbolismo e historia. Ésa fue la denominación que eligió en 1965 Pere Duran Farell, el emblemático presidente, para constituir la empresa que firmó el primer contrato de abastecimiento de gas con Libia. Ese contrato, que luego se extendió a Argelia, permitió la llegada de este combustible a España.

El cambio de la razón social que se propone a la junta ha causado malestar en ciertos sectores de la sociedad civil barcelonesa y, en especial, en algunas de las entidades fundadoras de La Caixa.

Consideran legítimo que Gas Natural quiera cambiar su marca en esta nueva etapa, pero afirman que ello no implica necesariamente cambiar el nombre de la sociedad, que creen que se debería haber respetado en honor al pasado del grupo y a la figura de Duran Farell. En el diseño de la nueva imagen corporativa de Gas Natural ha trabajado Interbrand.

Por primera vez, la junta de accionistas se celebra en Madrid, ciudad a la que el grupo trasladó su sede desde Barcelona como consecuencia de la crisis política del 1 de octubre. En la junta se propone también reducir de 17 a 12 el número de consejeros.

Por otro lado, la gasista explicará mañana al detalle su nueva estrategia ante analistas en Londres. Este plan será la hoja de ruta de la nueva Gas Natural para, al menos, los próximos tres años.

Con él, Reynés, quien asumió la presidencia en febrero, quiere reinventar la empresa. La llegada de Reynés está suponiendo un tsunami en la compañía en todos los frentes.

El cambio de marca es sólo una parte. El ejecutivo también ha cambiado la estructura de gobierno corporativo, con la supresión de la figura del CEO, la comisión delegada y el comité de dirección. Además, ha hecho cambios relevantes en los puestos de alta dirección, dando total relevancia a las infraestructuras.

“La compañía necesitaba un nombre que demuestre la aspiración internacional que pudiera englobar lo que significa, corto, global y que se nos reconozca como una empresa energética”, enfatizó Francisco Reynés, después de recordar que la empresa ha cambiado varias veces de nombre en sus 175 años de historia: Compañía Española para el Alumbrado, Catalana de Gas y la actual Gas Natural Fenosa.

En rueda de prensa, Reynés destacó que la tendencia a reducir las emisiones contaminantes determinará su estrategia sobre el cierre de plantas térmicas.