El principal desafío de la red troncal será garantizar un nivel de inversión a la altura de la Red Compartida, más aún en el final de la administración, de acuerdo con especialistas.

Aunque deberán fijarse hitos de cobertura y última milla (servicios directos al hogar), dependerá de la próxima administración cómo se desarrollará el proceso que está por iniciar el actual gobierno.

Jorge Bravo, especialista en el sector de telecomunicaciones, explicó que la inversión estaría orientada en hoteles de telecomunicaciones, que son las centrales que permitirán llevar la última milla, que es lo que resulta más caro. “El transporte es importante, pero deben invertir en la última milla, sobre todo en banda ancha para que la cobertura de esta red que inicialmente tiene vocación social y buscaba conectar a hogares con electricidad ahora pueda ser una herramienta importante para cerrar la brecha digital”.

Por su parte, Jorge Fernando Negrete, director de Mediatelecom Policy&Law, dijo que “la inversión en fibra óptica para 5G es 10 veces mayor que para 4G, por lo que garantizar un nivel de inversión a la altura de la Red Compartida y a finales de sexenio implica todo un reto”.

Para la Red Compartida se prevé una inversión total de alrededor de 7,500 millones de dólares y se trata de tecnología inalámbrica.

Se dice que una red de fibra óptica es oscura cuando únicamente está instalada pero no provee de servicios; iluminada es cuando ya provee de servicios. La inversión debería estar orientada a iluminar la fibra óptica y extenderla.

Telecomunicaciones de México (Telecomm) alista las prebases de la licitación de la red troncal, las cuales estarán en la segunda quincena de abril.

El despliegue y crecimiento de la red troncal es un mandato de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, donde se establece que Telecomm es la instancia responsable de planear, diseñar y ejecutar el crecimiento de una robusta red troncal de telecomunicaciones de cobertura nacional, a partir de la fibra óptica, derechos de vía y demás recursos de la CFE a los que Telecomm tiene acceso, por lo que será una segunda red mayorista que tendrá gran impacto para los operadores.

Fernando Borjón, titular del Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), dijo que no prevén participar en el proceso que alista Telecomm.

Explicó que el Promtel está a cargo del espectro en la banda de 700 MHz, mientras que Telecomm está a cargo de la concesión que tuvo la CFE para fines de telecomunicaciones.

De acuerdo con Jorge Juraidini, director de Telecomm, uno de los principales clientes de la red troncal podría ser Altán Redes, consorcio que trabaja en el despliegue y operación de la Red Compartida, porque ésta requiere de conectividad de postes, torres y despliegue de fibra. “Ambas redes son un complemento, una es inalámbrica y otra alámbrica y ambas son mayoristas”, dijo.

Jorge Bravo detalló que el despliegue de fibra óptica va a permitir el desarrollo de ecosistemas y economías digitales. “No basta con tener una Red Compartida; sin una red troncal no se van a lograr servicios de nueva generación porque se requiere de mucho más tendido de fibra”. Comentó que lo ideal es crear una Asociación Pública-Privada como en la Red Compartida, donde Promtel es quien administra el espectro.

[email protected]