El mayor impacto de la sequía no está en los sembradíos de maíz blanco, sino en la producción de ganado en la zona norte del país, afirmó Francisco Mayorga, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Es obvio que hay descontento, que hay impacto, sobre todo en la ganadería , dijo en una conferencia de prensa, acompañado de Bruno Ferrari, secretario de Economía.

México es el principal exportador de ganado vacuno a Estados Unidos, adonde vendió 1 millón 226,967 cabezas de enero a noviembre del 2011, el grueso de ellas, criado en los estados del norte.

Pero al mismo tiempo, México se ubica como el primer destino de las exportaciones de carne de bovino estadounidense, de las cuales adquirió 204,325 toneladas de enero a noviembre del 2011.

Pequeños ganaderos del norte se han visto agobiados a medida que la sequía causó muerte de reses, ya sea por falta de agua o insumos alimenticios, que se han encarecido, comentó Carlos Anaya, director de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas.

Los grandes ganaderos enfocados a la exportación han librado de mejor forma el cambio climático, al menos hasta noviembre del 2011, último mes con datos estadísticos disponibles en el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Las exportaciones mexicanas de ganado en pie al mercado estadounidense crecieron 14.2% en el acumulado a noviembre, a tasa anual.

Típicamente, los ganaderos envían becerros al norte de la frontera para terminar de ser engordados allá, aunque algunos de ellos son devueltos en forma de carne procesada.

Un mejor balance se había logrado también hasta noviembre del año pasado, dado que las importaciones de carne estadounidense a México mostraron una disminución interanual de 0.6 por ciento.

Las importaciones mexicanas de maíz blanco rozarían 1.1 millones toneladas en el 2012, según estimaciones del gobierno federal. Ferrari aseguró que con ellas estaba garantizado el consumo humano. Anaya calculó que las de maíz amarillo bordearían 8.4 millones de toneladas.

Mayorga acusó que entregó pagos de indemnizaciones de seguros a varios gobernadores desde el 10 de noviembre pasado, pero que éstos se entregaron hasta el 28 o 30 de enero, dejando entrever que se hizo intencionalmente, con fines políticos.

La calamidad por la que pasan pequeños productores ha beneficiado a los otros ganaderos, porque se han incrementado los precios de las reses.

[email protected]