El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) demandó a las empresas constructoras involucradas en las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM) establecer mecanismos de control para evitar actos u operaciones ilegales relacionados con la compra, distribución y enajenación ilegal de combustibles, en la prestación de los servicios a la construcción del aeropuerto.

Mediante un comunicado, el GACM señaló que, tras indicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ha solicitado a las constructoras diseñar y ejecutar programas permanentes para vigilar la compra del combustible que utilizan los transportes que participan en la construcción .

Además, los involucrados deberán implementar campañas de orientación entre su personal para prevenir y evitar los factores que causan ese fenómeno delictivo y difundir las sanciones que señala la nueva Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos.

El GACM tiene como prioridad que todos los actores involucrados con la construcción del NAICM conduzcan sus acciones en estricto apego a la ley. Vigilaremos que las medidas mencionadas se implementen y estaremos atentos de que todas las acciones emprendidas por las diferentes empresas contratadas para la construcción del Nuevo Aeropuerto se conduzcan conforme a lo dispuesto por la ley , enfatizó el Grupo.

El anuncio del GACM se da luego de que circulara información en medios de que transportistas que llevan material de construcción para la cimentación del Nuevo Aeropuerto compran diesel robado a supuestos huachicoleros.

El robo de hidrocarburos ha generado pérdidas por más de 100,000 millones de pesos en lo que va de esta sexenio. Desde el 2015 se aprobó la nueva Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos, y en abril pasado la Cámara de diputados aprobó reformas que incrementan las penas para sancionar toda la cadena que colabora con los huachicoleros.