El turismo mundial registró en 2011 resultados moderados, que vieron el aumento de llegadas limitadas a un 4.4% debido a acontecimientos como el tsunami en Japón y las revueltas populares en Oriente Medio, en un contexto económico menos activo.

Con 980 millones de visitantes, este crecimiento, anunciado el lunes por la Organización Mundial de Turismo (OMT), se sitúa dentro de la horquilla prevista por la OMT, que esperaba un aumento de 4% a 5 por ciento.

"El año estuvo caracterizado por una reactivación de la economía mundial, importantes cambios políticos en Oriente Medio y el norte de Africa y catástrofes naturales en Japón", subrayó el organismo de la ONU, con sede en Madrid.

Tres años después del inicio de la crisis internacional, el turismo sigue viviendo "una coyuntura difícil", reconoció el presidente de la organización, Taleb Rifai, que calificó de "alentadores" los resultados de 2011.

Este sector, "directamente responsable de 5% del PIB mundial", según Rifai, se había visto golpeado de lleno por la crisis en 2008, cuando su crecimiento se desaceleró hasta 2%, antes de vivir en 2009 "su peor año en 60 años", con una caída de 4% de las llegadas de turistas.

La recuperación llegó en 2010 con un alza de 6.7 por ciento.

Pero el año 2011 fue más moderado.

"De todas las regiones, fue Europa quien mejor salió adelante", precisó la OMT, señalando que registró un aumento de 6%, con 503 millones de turistas, muy superior al 3% de 2010.

El viejo continente fue de hecho el único que vivió un año mejor que el anterior.

Africa, por ejemplo, registró un crecimiento nulo, con 50 millones de visitantes, después de 6% en 2010.

"El alza de dos millones (de turistas) en los destinos del Africa subsahariana (+7%) se vio neutralizada por las pérdidas en Africa del Norte (-12%)", donde tuvieron lugar numerosas revueltas populares en 2011, explicó la OMT.

El mismo efecto registró Oriente Medio, cuyo número de visitantes cayó un 8%, frente a un alza de 14% el año anterior.

Los turistas que deberían haber visitado estas dos regiones a menudo optaron por países europeos de la riba mediterránea, lo que explica los buenos resultados de Europa.

Por su parte, la región Asia-Pacífico sufrió las consecuencias del sismo y tsunami que golpearon Japón en marzo. Su crecimiento de 6% es dos veces inferior al de 2010 (13%).

También América perdió velocidad, con sólo 4% de turistas más, frente a 8% en 2010.

Signo de un año 2011 atípico, "contrariamente a los años precedentes, el crecimiento fue más fuerte en las economías avanzadas (+5%) que en las economías emergentes (+3.8%)", señala la OMT.

Para 2012, la organización mantiene la prudencia. "El crecimiento (del turismo) debería continuar, aunque a un ritmo un poco más lento", de 3% a 4%, predice.

Esto será debido a la desaceleración económica general, temida por la OCDE, que prevé un crecimiento mundial de 3.4% frente al 3.8% en 2011.

El FMI, que preveía un 4%, afirmó que pronto revisará esta cifra a la baja. Su directora Christine Lagarde prevé que "2012 no será un río apacible".

RDS