Las Cámaras Europeas de Comercio e Industria en México conformadas por empresas de Alemania, España, Francia, Italia y Noruega, afirmaron que las recientes modificaciones a las reglas en el sector energético merman la seguridad jurídica, lo que provoca entre los inversionistas “frenar el interés” por México, que impedirá la llegada de futuros capitales.

A través de un oficio dirigido a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, con copia al titular de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y al jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, la Asociación Mexicana de la Cámaras de Comercio e Industria de Países Europeos (Eurocam), que representan más de 18,000 empresas, expresó: “Los empresarios europeos han registrado con asombro la decisión que tomó el gobierno mexicano de frenar el aprovechamiento de las energías renovables en el país. Cambiar las reglas del sector energético sin seguir el canal institucional marcado por la ley causa un grave daño a la confianza de los inversionistas, no sólo en el sector de las energías renovables, sino de forma transversal en los demás sectores”.

Además, los empresarios agregan, repercute negativamente en el esfuerzo de la industria europea y mexicana de producir de manera sostenible en México y para el mercado mundial, luego de que recién se acordó la actualización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) y el Acuerdo México y Asociación Europea del Libre Comercio (AELC), instrumentos que abren las puertas a nuevas inversiones y a la creación de más empleo.

En la carta fechada el jueves 21 de mayo del 2020, los empresarios europeos que operan e invierten en México solicitaron a la titular de Economía una reunión “para ver de qué forma, las empresas que representamos pueden seguir participando de forma segura, en el crecimiento del país”.

Defenderemos decisión: AMLO

Paralelamente, ayer por la mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que defenderá en tribunales la decisión que se tomó en su administración sobre suspender la operación de centrales privadas de energías renovables, pues aseguró que es necesario poner orden en el sistema eléctrico nacional.

“Vamos a defender nuestro criterio en los tribunales porque tenemos el derecho de hacerlo. Tienen instrucciones ya los servidores públicos, de la Comisión Federal de Electricidad, de la Secretaría de Energía para defender nuestra decisión de que no haya privilegios para las empresas”, subrayó.

El mandatario dijo que su gobierno no está en contra de la generación de energías limpias, ya cada vez más buscará impulsar las energías alternativas, sino que el fondo del asunto es luchar contra corrupción y el influyentismo que prevaleció durante todo el periodo neoliberal en la industria eléctrica. (Con información de Maritza Pérez)

lgonzalez@eleconomista.com.mx