Sólo 5% del espíritu emprendedor es la gran idea, el modelo de negocio, la elaboración de estrategia y el reparto de las ganancias. El otro 95% es el trabajo valiente que se mide con la contabilidad de la innovación: las decisiones de priorización del producto, quiénes serán los consumidores objetivo, el coraje para someter la gran visión a la constante prueba y el feedback.

Ésta es la premisa sobre la que Eric Ries rige el método Lean Startup, creado en el 2008 y que tiene como objetivo permitir a los emprendedores aumentar las posibilidades de crear una startup con éxito, es una filosofía empresarial innovadora que ayuda a los emprendedores a escapar de las trampas del pensamiento tradicional empresarial .

Una startup es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema . Por supuesto que en la vida real se puede conseguir el éxito, pero toda empresa, principalmente startup, necesita del fracaso y el aprendizaje continuos como mecanismos para evaluar sus hipótesis de partida, plantea el autor en su libro El método Lean Startup. Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua.

Y es que a través de esta metodología se guiará a las startup a través de la experimentación por medio de un circuito de feedback de crear-medir-aprender que, según el autor, ayudará a los emprendedores a conocer el momento perfecto en que su negocio deberá dar un giro drástico (pivote) para adaptarse al mercado o perseverar en la trayectoria actual.

CREA Y ANALIZA A TU MERCADO

Todo profesional, al momento de inaugurar una empresa, tiene en mente crear un negocio próspero. Por ello es importante llevar a cabo experimentos que den a conocer el producto o servicio que se ofrece con el objetivo de entender y analizar al consumidor.

Para lograrlo, Ries asevera que salir del edificio y empezar a aprender (Producto Mínimo Viable, PMV) es la mejor manera de comenzar el proceso de aprendizaje, pues además de ser la manera más sencilla de ingresar al circuito de feedback, prueba las hipótesis fundamentales del negocio.

El PMV varía dependiendo su complejidad, desde un simple anuncio hasta prototipos completos del producto y/o servicio. La decisión de qué implementar es únicamente del emprendedor.

FRACASAR NO ES PERDER

Nuestra sociedad aún no está educada para admitir que un fallo no es sino aprendizaje y una nueva oportunidad para renovarse y continuar. Así, la palabra fracaso inmediatamente se liga a conceptos como carencia o mediocridad.

En el caso de las startup esto se complica: ¿cómo puede saber el director financiero o el capitalista de riesgo que hemos fracasado porque hemos aprendido algo crucial y no porque estábamos haciendo el tonto o íbamos totalmente desencaminados? . Ries, quien es emprendedor, sabe que ésta es la pregunta que muchos de sus colegas se plantean al tropezar.

La solución está en la contabilidad de la innovación, un sistema que funciona en tres etapas. La primera consiste en reunir datos reales que permitan a la startup conocer el lugar exacto en el que se ubica, así como las reacciones del consumidor. El autor menciona que es en este punto donde el lanzamiento de un programa piloto ayuda a conocer el comportamiento de los consumidores.

En la segunda etapa, la startup establece su punto de salida y comienza a crecer para conseguir su objetivo, una vez que se han hecho las modificaciones necesarias al producto y/o servicio.

Cuando la startup domina su mercado, inmediatamente se dará cuenta de que la mejora en sus ventas es considerable. Por el contrario, si no se progresa lo suficiente, ha llegado el momento de poner en práctica el pivote.

QUE NO TE DETENGA EL MIEDO

Pivotar es una corrección estructurada diseñada para probar una nueva hipótesis básica sobre el producto, la estrategia y el motor de crecimiento , plantea Eric Ries.

Es fundamental saber distinguir cuando la perseverancia culmina con el estancamiento de la startup, pues si bien no muere, la empresa tampoco avanza y continúa consumiendo los recursos y el esfuerzo de los empleados.

El miedo puede ser siempre el causante de afianzarse a la perseverancia, pero es necesario que los emprendedores se enfrenten a sus miedos y acepten el fracaso, a menudo incluso públicamente , escribe el autor.

El escritor y emprendedor destaca que ante cualquier dificultad hay que reconocer el momento perfecto en el que se tiene que decidir cuándo pivotar (innovar, cambiar de giro, crear)y cuándo perseverar, pues es aquí donde el método Lean Startup ayudará a los emprendedores a conseguir el éxito.

contacto@elempresario.com.mx