La agencia brasileña reguladora de las telecomunicaciones fijó en 2,047 millones de dólares el precio mínimo para las licencias que concederá a las empresas interesadas en operar telefonía móvil de cuarta generación (4G) y líneas de 450 Megahertz.

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) realizará en junio próximo una subasta pública para escoger a las telefónicas que podrán operar líneas de 450 Megahertz destinadas a extender la cobertura a áreas rurales y de 2.5 Gigahertz para la tecnología móvil de cuarta generación.

La subasta de las frecuencias tiene como objetivo atender la demanda de servicios de telecomunicaciones y propiciar una infraestructura adecuada para la realización de los eventos internacionales que Brasil tendrá en los próximos años, informó en un comunicado del órgano.

El presidente del ente estatal, Joao Rezende, aseguró que la banda ancha móvil de cuarta generación (4G), 10 veces más veloz que la actual, será instalada en los centros urbanos.

De acuerdo con el Presidente de Anatel, la previsión es que todos los municipios con más de 100,000 habitantes tengan cobertura 4G antes del 31 de diciembre del 2016.

Las ciudades que sean sede de la Copa de las Confederaciones de futbol estarán cubiertas por 4G hasta el 30 de abril del 2013 y las sedes del Mundial 2014 a fines de ese año.

El criterio de selección de la vencedora de la licitación de las líneas de 450 MHz será la menor tarifa para el consumidor.

En dado caso de que ninguna de las propuestas cumplan los requisitos, se subastarán esas frecuencias en lotes junto al espectro de 2.5 GHz.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica