Una importante cantidad de lanzamientos ocurrieron la semana pasada durante la celebración del IAA Frankfurt 2019, que como sabes es uno de los salones más concurridos de todo el mundo. La atención tan grande por parte de los consumidores, principalmente europeos, es una de las razones por las que los fabricantes buscan un lugar en la Messe Frankfurt. Así, en una misma instalación conviven autos de lujo, sedanes de volumen, compactos eficientes para las ciudades así como los deportivos más avanzados del mundo.

Reto a la imanación

Uno de ellos es el nuevo Ferrari 812 GTS, un descapotable que revive uno de los segmentos olvidados por la marca del Cavallino Rampante desde hace más de 40 años. Tener a un ejemplar en esta posición  refleja la intención del fabricante italiano de robarle mercado a modelos como Aston Martin DBS o Lamborghini Aventador que mantienen un nivel de ventas excepcional en diferentes mercados.

De esta forma, el 812 GTS alberga un motor V12 de ubicación delantera. Las dimensiones de esta planta de poder significaron un reto para el Ferrari Styling Center, que en los 4,693 milímetros de largo de la carrocería recurrió a líneas curvas para disimular un primer volumen tan grande. La marca italiana, orgullosa de su pasado, refiere que algunos elementos del diseño lateral están inspirados en el 365 GTB4 de 1968, que muchos conocen como Daytona, luego de haber sido bautizado así por la victoria de la Scuderia en las 24 Horas de Daytona con el 330 P4.

La imagen de este auto con carrocería estilo spider está basada en el 812 Superfast, por lo que algunos de los rasgos se mantienen sin cambios. Pero a la vez, los puntos sensibles que caracterizan su concepto, como los dos pilares que dan forma al área para albergar al techo una vez que se retrae,  fueron colocados decididamente hacia el frente para dar una idea más atrevida. 

Una más de las exigencias fue prescindir de los dos canales que se ubican por detrás de las ventanillas que en el coupé tienen la función de mejorar la estabilidad a altas velocidades al optimizar el paso del viento. Por esta razón fue necesario reconfigurar por completo la parte posterior del auto valiéndose, principalmente, de un difusor con un elemento aerodinámico adicional para incrementar la carga sobre el eje posterior.

Ferrari señaló que, a pesar de que la modificación de la carrocería para dar paso a su naturaleza convertible fue un dolor de cabeza para sus ingenieros, las soluciones en diseño le dotaron de una resistencia aerodinámica, incluso menor gracias a las salida de aire montadas en cada esquina, sobre las calaveras. Ellas son la parte final de un conducto que viene desde el frente y por el que se canaliza el aire, que a altas velocidades, incrementa la carga empujando al auto hacia abajo, con lo que es más estable y rápido en rectas.

La carrocería del 812 GTS es el perfecto ejemplo de que el diseño responde también a la comodidad y no está obligado a ser una herramienta funcional por completo. El mejor ejemplo son los pequeños deflectores situados en las esquinas superiores del parabrisas. En forma de “L”, alivian la presión que genera el viento en el habitáculo cuando se circula a altas velocidades sin techo. Al reducir la turbulencia, los dos ocupantes pueden entablar una conversación sin verse obligados a gritar. 

Por su parte, el techo rígido retráctil funciona eléctricamente, por lo que sólo es necesario presionar el botón correspondiente y esperar a que el sistema pliegue o despliegue la estructura superior en 14 segundos y a una velocidad de hasta 45 km/h.

Aroma deportivo

Para el interior, la selección de colores y materiales es tan amplia que lo mejor es que los clientes se adentren en ese universo acompañados de un experto que les aconsejará las combinaciones más exquisitas y de buen gusto.

A la par están unos interiores fieles a las formas que Ferrari ha impreso en los últimos años en sus vehículos, como los futuristas asientos que se parecen más al puesto de mando de una nave intergaláctica o al volante de tres radios que muestra la faceta amigable del volante del SF90, que corre en la F1. Lo digo porque si bien centraliza diferentes sistemas como el Manettino con sus cinco programas (Wet, Sport, Race, CT Off y ESC Off), la rigidez de los amortiguadores o la velocidad de los limpiabrisas no es tan complicada como la que tienen entre sus manos Leclerc o Vettel en cada carrera. 

V12, aspirado natural

El tren motor de este modelo marca un hecho relevante para Ferrari, pues desde 1969 no utilizaba un V12 en una carrocería spider para un auto de serie. Modelos como el 550 Barchetta Pinninfarina (2000), Superamerica (2005), SA Aperta (2010) y el F60 America (2014) son ediciones especiales con un número limitado de ejemplares.

Con tecnología heredada de sus monoplazas de la F1 como los conductos de aspiración variable y la inyección variable directa de 350 bares de presión, este motor es el más avanzado que Ferrari coloca en uno de sus ejemplares. La transmisión es de doble embrague con 7 velocidades y transmite la fuerza al eje trasero.

Ficha técnica: Ferrari 812 GTS

  • Motor: V12
  • Potencia: 800 hp
  • Torque: 530 lb-pie
  • Transmisión: 7 velocidades

[email protected]