La farmacéutica Merck anunció hoy el cierre de dos de sus fábricas en México como parte de un plan de reestructuración que incluye el cese de operaciones en ocho de sus plantas de producción y el mismo número de centros de investigación.

Las fábricas, ubicadas en las delegaciones Azcapotzalco y Coyoacán, en la ciudad de México, dejarán de funcionar durante el segundo semestre del año y sus operaciones serán trasladadas a otros centros de producción, aunque la compañía no ofreció mayores detalles.

Los recortes son parte del plan de la firma para eliminar 15% de su fuerza de trabajo, que equivale a 15,000 empleos, y generar ahorros de 3,500 millones de dólares anuales para el año 2012, de acuerdo con la información proporcionada.

La firma aclaró que continuará expandiendo sus operaciones en mercados emergentes y mencionó que planea incrementar sus inversiones y capacidad de producción en su planta en la delegación Xochimilco, en la ciudad de México.

La empresa expresó que la consolidación de varias de sus operaciones internacionales es parte de la reestructuración que comenzó en noviembre pasado, luego de que adquiriera a su rival, la farmacéutica Shering-Plough.

Otros países afectados por los cierres de fábricas o centros de investigación son Brasil, Italia, Argentina, Singapur, Canadá, Holanda, Dinamarca, Alemania y Escocia, así como los estados de Massachusetts y Florida, en Estados Unidos.

RDS