El sector empresarial del país calificó como desafortunado el mensaje que ofreció el presidente Enrique Peña Nieto a la nación sobre la coyuntura del precio de los combustibles, por lo que exigió tomar acciones urgentes para calmar las protestas y bloqueos en todo territorio nacional, a fin de evitar desestabilizar al país.

Justo en el momento en el que el jefe del Ejecutivo cuenta con un capital político bajo, en su mensaje le faltó sensibilidad, porque se esperaban medidas paliativas para enfrentar los altos costos de la gasolina, gas y electricidad, dijo el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), Enrique Solana.

Los industriales del país y patrones afirmaron que existe margen de maniobra para reducir los porcentajes de impuestos en los combustibles, por lo que exhortaron a que haya una solución a fin de que el costo del ajuste fiscal aplicado a las gasolinas no se traduzca en un costo social.

Si el gobierno de la República pide comprensión a los mexicanos, para pedir primero hay que dar. ¿Qué le dará el Estado a los ciudadanos? ¿Cuál será su compromiso? , lanzó Gustavo de Hoyos, presidente la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Abundó, el gobierno federal optó por resolver el desequilibrio fiscal yéndose por el camino más fácil: elevar los impuestos, específicamente el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que espera recaudar por la venta de gasolinas y de diesel, lo cual se ha traducido en un incremento desproporcionado en el precio de dichos combustibles para los usuarios finales, generando protestas en la mayoría de las entidades del país.

En estos momentos no cabe la violencia ni pretender desestabilizar al país , ante los retos que tenemos por el cambio en la Presidencia de EU, abundó el líder de los comerciantes Enrique Solana.

Industriales, comerciantes y patrones coincidieron en que la situación es crítica dado que toda la cadena productiva está siendo afectada por el alza en los precios de la gasolina, vigente desde el primer día de enero, y que evidentemente ya repercute en el bolsillo de las familias mexicanas y, por ende, en la economía del país.

Si bien es cierto que somos respetuosos de la libre manifestación, también pedimos cordura y responsabilidad para que todas las expresiones de inconformidad por el alza en las gasolinas se realicen con apego a la ley y sin violentar los derechos de terceros , pronunció la Concanaco.

A la brevedad, dijeron, demandan una reunión con representantes del gobierno federal para abordar los desafíos, los obstáculos y las medidas que desde la perspectiva del sector industrial es posible impulsar.

lgonzalez@eleconomista.com.mx