La disputa por quién logra ser el líder de la región en ventas a través de Internet y su despacho a domicilio tendrá un nuevo capítulo. El Grupo Falabella —liderado por las familias Solari y Del Río— prepara su propia aplicación móvil para realizar pedidos en línea, con la cual entrará a competir directamente con Cornershop, la exitosa plataforma chilena adquirida por Walmart que apunta a facilitar la compra en la última milla.

“Falabella pondrá a disposición de los clientes toda la oferta necesaria de cara a satisfacer las necesidades de consumo frecuentes e inmediatas de sus clientes”, explicó a Diario Financiero la compañía.

A través de esta plataforma —cuyo nombre y fecha de lanzamiento están aún en proceso de definición—, los clientes podrán programar sus despachos según su conveniencia: establecer horarios predeterminados o recibirlos en un máximo de 90 minutos, en la puerta de su casa o en el lugar que más les acomode.

La app también permitirá al cliente monitorear en tiempo real el estado de su pedido, además de entregar la posibilidad de interactuar con el agente encargado de hacer y entregar la compra. Será una experiencia 100% móvil, destacaron desde Falabella.

Para el traslado de los productos, se replicaría el modelo de shoppers o compradores utilizado por Cornershop.

“¿Por qué seremos exitosos? Porque pondremos en valor nuestros activos del ecosistema, como la base de clientes, el inventario en tienda que tenemos hoy, la logística y los medios de pago”, dijo en el Investor Day el gerente general del Área de Supermercados del grupo, Johann Ramberg, quien precisó que está la posibilidad de incorporar a la aplicación comercios de terceros de distintas industrias, como farmacias y alimentación, entre otros.

Así, mientras Walmart enfrenta la negativa del regulador mexicano para sellar la compra de Cornershop en ese país (en Chile ya tiene la venia de la Fiscalía Económica), Falabella avanza con su aplicación, por medio de la cual ofrecerá los productos más solicitados de sus tres áreas: supermercado, multitienda y mejoramiento del hogar. Además, la aplicación tendrá marcas propias y productos exclusivos.

Los dark stores

A nivel local, Cornershop fue pionera. Pero su éxito tiene una contracara. Está generando trastornos en varias salas de la cadena Líder (filial de Walmart en Chile), debido a la masiva llegada de estos nuevos compradores. Para enfrentar la situación, Walmart anunció sus primeros supermercados oscuros (o dark stores) en Chile. Este tipo de locales no atiende público, sino que se enfoca exclusivamente en las compras que se realizan a través de Internet.

Desde enero de este año su filial de supermercados Tottus opera su primera tienda gris (como ellos le llaman), ubicada en la comuna de Peñalolén. Tiene 4,500 m2 y está dedicada exclusivamente a las compras realizadas a través del sitio web de la firma.

Actualmente opera en fase inicial intensiva en funciones manuales, mientras se construye la fase dos, que involucra tecnificación y sistematización del proceso de fulfillment de cara a mejorar la productividad y capacidad. Una vez finalizada esta segunda fase, la tienda podrá atender más de 1,000 pedidos diarios. En Perú, Falabella opera el e-commerce desde dos supermercados híbridos.

“Junta no se superpondría a Cornershop”

A pesar de que la trama entre la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), Walmex y Cornershop por la concentración entre los dos últimos aún no tiene fecha de destrabe, ya comenzaron a filtrarse algunos de los argumentos que tuvo el antimonopolio para rechazar la operación, que continúa bajo carácter reservado.

Reuters tuvo acceso al fallo y refirió que, a pesar de que Walmart habría presentado soluciones para los argumentos en contra de la Cofece, estos no fueron suficientes. Una de ellas consistía en no permitir que miembros del directorio se superpongan entre las decisiones de Walmart y la startup chilena, pero según Cofece aquello no garantizaba “la independencia entre el negocio Cornershop MX y los intereses de Walmart”.

Esta semana termina el plazo del minorista para presentar una apelación ante el Poder Judicial, para revisar la legalidad del fallo final de Cofece. Mientras, el hermetismo de ambas empresas sigue intacto.