A partir de este 1 de diciembre, los brasileños y en especial, los habitantes de Campinas, una ciudad al norte de San Paulo y una de las 10 más grandes de Brasil, tendrán la oportunidad de descubrir si, al igual que en México, una de las cajas de las tiendas OXXO siempre está cerrada, mientras la otra atiende sin cesar. La compañía mexicana Fomento Económico Mexicano (FEMSA), que también es la embotelladora de Coca-Cola más grande del mundo, anunció la apertura de su primera tienda de conveniencia OXXO en el gigante latinoamericano.

“El primer OXXO de Brasil abrió sus puertas al público este primero de diciembre. Siguiendo todas las normas de salud e higiene, la marca recibirá a los clientes en uno de los puntos más importantes de Campinas, en la calle Barao de Jaguará, 1311, en el centro de la ciudad del interior paulista”, asentó FEMSA Comercio en un comunicado.

En agosto del 2019, FEMSA anunció su llegada a Brasil a través de un joint venture que supuso la adquisición de 50% de Raízen Conveniências por un valor de 561 millones de reales (2,750 millones de pesos). En diciembre de 2019, la compañía reveló que su subsidiaria especializada en servicios de logístico Solística había concretado con éxito la adquisición de otra compañía brasileña: AGV, especializada en el almacenamiento, distribución y servicios de valor agregado en Brasil.

FEMSA reportó en el tercer trimestre de 2020 una ganancia trimestral de 3,330 millones de pesos, con lo que se recuperó de la pérdida que sufrió durante el segundo trimestre del año a causa del cierre de establecimientos y los confinamientos provocados por la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con la agencia Reuters, la compañía aseguró durante la presentación de sus resultados del tercer trimestre, en octubre, que habían presentado una solicitud a la comisión antimonopolio de Colombia para comenzar un programa piloto de distribución de refrescos y cerveza en este otro país sudamericano. FEMSA anunció además que sus operaciones en Estados Unidos representan 5% de su capitalización de mercado aunque esta podría llegar a 10% en el mediano plazo con algunas inversiones.

Quizá los brasileños no pongan mucha atención a si la segunda caja del OXXO está abierta o no, porque FEMSA ha dado en el clavo al agregar a su concepto de tienda de conveniencia una panadería con una producción de pan propia, ya que este se trata de un tipo de establecimiento que forma parte de la rutina de todos los días del brasileño y la brasileña de a pie, lo mismo que la cerveza y las bebidas frías que la compañía también planea distribuir.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

rrg