La empresa mexicana-brasileña Braskem Idesa alcanzó al cierre de 2019, tres millones de toneladas producidas de polietileno en su complejo petroquímico de Nanchital, Veracruz, el cual inició operaciones hace tres años y medio. Esto implica un incremento de cuatro veces en el volumen de producción con que arrancó el complejo conocido como Etileno XXI en 2016, además de que mediante ajustes se ha logrado triplicar la capacidad inicial del proyecto.

Según la firma, la producción acumulada representó la sustitución de importaciones y la generación de exportaciones, con un impacto en la balanza de divisas de 3,400 millones de dólares desde la inauguración de la planta en 2016.

Además, detallaron que en 2019 Braskem Idesa lanzó al mercado la primera resina mexicana de polietileno de alta densidad (PEAD) con contenido de Plásticos Reciclados Pos-Consumo I'm green Recycled, contribuyendo de forma decisiva para que el polietileno se inserte en una economía circular y más sustentable.

Ello, luego de que en noviembre 2018 Braskem Idesa hizo público su compromiso Global en torno a Economía Circular para lograr que el 100% de los embalajes de plástico se reutilicen, reciclen o recuperen hasta el 2040, fortaleciendo un ecosistema dentro de la cadena de valor del polietileno, generando oportunidades y soluciones junto a sus clientes.

"Estamos encantados de haber alcanzado los 3 millones de toneladas de polietileno desde que se inauguró nuestro complejo", comentó Roberto Velasco, Director Industrial de Braskem Idesa, “esto demuestra que México puede competir con éxito en un escenario internacional en el sector petroquímico, y entregar resultados atractivos para accionistas, mercado financiero, comunidad y otras partes interesadas".

Desde su arranque, el mayor complejo petroquímico de América Latina ha generado 800 empleos directos y más de 3,000 indirectos, permanentes, en su mayoría en el sureste del país.

Por otra parte, ha implementado distintos programas sociales, de salud y de seguridad en las comunidades cercanas a sus operaciones beneficiando a más de 5,000 familias en la región.

Entre sus labores, Braskem Idesa detalló que impulsó la cultura del reciclaje con la creación y apoyo a una Cooperativa de Reciclaje en Nanchital, además de instalar programas de educación en 24 escuelas de nivel primaria en la región y organizar diversos eventos con el objetivo de fomentar el consumo responsable del plástico y el cuidado al medio ambiente.

Para ello, una acción importante fueron las cuatro ediciones de Plastianguis, programa de educación ambiental adoptado de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), contando ya con tres eventos en Nanchital y una edición en la Facultad de Química de la UNAM en la Ciudad de México. Con este programa, se ha orientado a más de 10,000 personas en separación y reciclaje de plásticos, además de haber recuperado más de 95 toneladas de residuos que fueron reincorporados a la cadena de valor para ser reciclados.

El polietileno producido, es una importante materia prima utilizada en toda la base de la economía como: agricultura, empaques y embalajes, construcción e infraestructura, higiene y limpieza, químicos, automotriz, cosméticos y farmacéuticos, entre otras.

[email protected]

abr