El mayor complejo petroquímico privado del país, Etileno XXI, del consorcio brasileño-mexicano Braskem Idesa, alcanzó una operación de 75% de su capacidad en octubre, a pesar de que por mantenimientos en las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) hubo un desabasto de etano de 15 días y que la inseguridad en el sur de Veracruz ha mermado los ingresos de la planta que arrancó hace un año.

En entrevista, Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa, explicó que la planta no ha alcanzado su plena capacidad, que asciende a 1 millón de toneladas anuales de polietilenos de alta y baja densidad precursores de plásticos porque aparecieron cuellos de botella operativos como fallas menores en intercambiadores de calor entre equipos o torres de separación de producto que debieron desconectar reduciendo la eficiencia, aunque sin frenar la producción comprometida con sus más de 350 clientes.

Sin embargo, la mayor estructura de esta planta para el crackeo de etano alcanzó una operación de 92%, y las plantas de producción de polietileno de alta y baja densidad llegaron ya a 100% en los últimos dos meses, por lo que falta la operación de estructuras de conexión, para que en el primer trimestre del próximo año se logre utilizar la totalidad de la capacidad de este complejo.

Además, en octubre concluyeron un paro de dos semanas que tenían proyectado con Pemex para agosto del 2017 y lo adelantaron ahora para arreglar aspectos técnicos pendientes entre la productora de polietileno y su abastecedor de etano. Tras este paro, continuarán operando 24 horas al día durante los próximos seis años, dijo.

Pemex tenía que hacer un paro para reparaciones en Ciudad Pemex y recortar el abasto de etano por dos semanas, así que adelantamos el paro del 2017 para octubre , explicó Bischoff.

Golpea inseguridad en el sur de Veracruz

El mayor complejo petroquímico privado del país ha sufrido de inseguridad en la zona del sur de Veracruz, que se refleja en robo de cargas una vez que se liberan para el transporte de la planta al puerto, sobre todo en la línea ferroviaria que en el sitio opera FerroSur, mediante ordeña de las ferrotolvas, aseguró su directivo.

En total han sido 14 robos desde el inicio de operación; no es tanto, pero tampoco es algo que se pueda ignorar. En total los robos que hemos tenido en México desde el inicio de operación suman alrededor de 1 millón de dólares, que son 1,000 toneladas , aseguró.

Para combatir esta situación, la empresa desarrolla diversas estrategias con el gobierno local y el operador ferroviario; sin embargo, existe también una preocupación distinta en la zona industrial y el puerto de Coatzacoalcos, donde se ubica la planta, y es el aumento en los secuestros de los últimos meses del cual si bien no ha sido víctima el personal de Braskem Idesa, su combate es una labor del Ejecutivo federal al cual solicitan ayuda para implementar las medidas necesarias, que incluso podrían llegar a una intervención del Ejército si la situación permanece o se agrava.

kgarcia@eleconomista.com.mx