La adjudicación de los estudios de preinversión y la elección del gerente que coordinará la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) debe ser mediante licitaciones públicas, transparentes, y no por asignación directa, además de que el presupuesto destinado para ello debe revisarse porque está por debajo de lo requerido, consideró el presidente de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), Alejandro Vázquez.

En entrevista, manifestó la sorpresa de sus agremiados porque no había claridad de si sería la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) quien iba a iniciar algunos de los estudios por su cuenta, toda vez que la terminal estará en zona militar, o se licitarían posteriormente algunas partes.

Ahora, se tiene claro que será la dependencia quien coordinará esos trabajos y que ya solicitó para ello 885 millones 571,400 pesos, que representa 1.3% del costo total previsto (70,000 millones de pesos), cuando lo ideal, para la CNEC, es que sea 5% y con ello evitar la participación de firmas que cobren menos y la calidad del trabajo se pueda cuestionar.

Vázquez reconoció que salvo en los temas de aeronavegabilidad y operaciones simultáneas, las empresas locales cuentan con experiencia suficiente para realizarlos y que las consultorías locales esperan que se respete “la promesa presidencial de transparencia y favoreciendo al contenido nacional en los procesos de licitación”.

Además, confía en que no vaya a haber más sorpresas del tipo que la Sedena será quien construya el AISL y no las empresas privadas, porque se trata de un proyecto que se ha mantenido en secrecía, lo que impide un acercamiento con los empresarios relacionados con el mismo.

Por lo pronto, en su cuenta de Twitter la Secretaría continuó con la promoción de su Universidad del Ejército y Fuerza Aérea y publicó el siguiente mensaje: “Entérate, la Escuela Militar de Ingenieros es un establecimiento de Educación Militar de nivel superior, que tiene como misión: formar ingenieros militares en las diversas ramas de la Ingeniería”.

Primero la acreditación y una gerencia mexicana

Alejandro Vázquez reiteró que antes de que antes de que se inicien todos los estudios relacionados con el aeropuerto se debe contar con las acreditaciones internacionales (IATA, OACI, MITRE) que garanticen su viabilidad aeronáutica para que luego no vaya a presentarse una negativa y se gaste dinero innecesariamente.

Otro tema que considera relevante el presidente de la CNEC es que las autoridades deben poner suficiente atención en la elección del gerente del proyecto, porque en el cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México, se eligió a la empresa Parsons, que cuenta con prestigio internacional, pero era quien realizaba las tareas.

“El brazo ejecutor de todo fue Felipe Ochoa y Asociados (FOA), que fue subcontratada. Es importante revisar porque se dice que se le dio la gerencia a una extranjera, pero fue una mexicana la que hizo las tareas”, agregó.

[email protected]