El presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos Lecheros (ANGLAC), Vicente Gómez Cobo, afirmó que entre 80 y 85% de leche el país importa, entra con dumping y actualmente las compras al extranjero de este alimento ascienden a 23,000 millones de pesos.

En conferencia de prensa informó que durante los últimos cinco años este sector vivió una crisis y desaparecieron 20,000 unidades de producción y 10% de la capacidad instalada para la producción se encuentra ociosa en un hato lechero de 2 millones 900,000 cabezas de ganado, del cual un millón es especializado.

En México la actividad completa significa 1% del Producto Interno Bruto (PIB), por lo que si crece 1% en cinco años sería un incremento importante, señaló el dirigente de los lecheros.

Agregó que cien por ciento de leche que entra de Estados Unidos entra con dumping en menor o mayor medida y 3% de la que proviene de Europa, lo que perjudica a los productores, porque es la leche en polvo, el producto industrial que entra de esta forma, el producto terminado no viene con dumping.

Lo anterior, indicó, porque así está estructurado el mercado internacional, hay una intervención fuerte de los gobiernos que hace que saquen producto para ellos estabilizar sus precios, entonces como interviene el gobierno a la hora de vender, es deshacerse del producto .

Estos gobiernos, como el de Estados Unidos, de donde se importa 80% del lácteo, ya incurrieron en su presupuesto de gobierno para hacer el gasto, lo que sacan es un retorno a las arcas del gobierno, no es un negocio, no tiene esa visión económica

Sin embargo, en México las pérdidas que representa son más de dos pesos por litro, el valor de las importaciones es de 23,000 millones de pesos y le cuestan casi 5,000 millones de pesos, indicó.

En este caso, mencionó que para ser autosuficientes en México se requieren 300,000 vacas, considerando un valor por cabeza de 50,000 pesos; sin embargo, 10% de la capacidad instalada está ociosa y se puede llenar en menos de un año y con 20,000 pesos por vaca.

Actualmente el país tiene las condiciones para aumentar la productividad y pasar de 11,000 millones de litros anuales de producción a más de 20,000 millones al final del sexenio, pero para ello es indispensable el ordenamiento del mercado, a fin de dar certidumbre a los productores, puntualizó.

apr