Las operaciones de ensamble de Mazda se mantienen firmes en México, a pesar de los amagos de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, para imponer un arancel a las importaciones desde México.

Miguel Barbeyto, director general de Mazda México, explicó que la planta de Salamanca, Guanajuato, tiene el potencial de producción de 250,000 unidades al año, de modo que si bien la automotriz actualmente envía cerca de 70% de sus exportaciones a Estados Unidos, la japonesa le apostó al país no sólo por Estados Unidos, sino por sus relaciones comerciales con Canadá, Europa, Centro y Sudamérica .

Mazda es la única automotriz que opera en México sin ser filial de otra marca en Estados Unidos, como Nissan, Toyota o FCA.

En reunión con medios de comunicación, el directivo mexicano destacó que México representa el séptimo mercado más importante para la corporación a nivel mundial, y a la fecha se disputa el sexto sitio con Alemania en cuanto a número de ventas, pasando por EU, que ocupa el más importante, China, Japón, Australia y Canadá.

En México se produce el modelo Mazda 3, uno de los autos más vendidos por la corporación, cuyo destino fue EU, con 70% de participación, y Europa. Pero también se produce el Mazda 2, con 90% de exportación a Europa y algunos países de Sudamérica.

Más prestigio que ventas

A pesar de que la marca redujo participación de ventas en el mercado nacional, pues pasó de 4.2 a 3.4%, Barbeyto sostuvo que Mazda no ofrecerá incentivos a los clientes para vender más unidades en México. Nunca seremos el número uno en ventas, demostramos prestigio en el producto y no en el precio . Estimó que la comercialización en la industria automotriz mexicana podría crecer entre 7 y 8% para este año respecto al récord que reportó el sector con 1.6 millones de unidades en el 2016. De este universo, Mazda busca conservar 3.4% de partición en las ventas.

El directivo de la japonesa afirmó que el foco de la empresa se sustenta en la posventa, lo que llevará a que el consumidor reconozca la marca. La visión de Mazda en los siguientes años es el prestigio. No queremos ser premium, sino una alternativa .

Al cuestionar sobre la falta de inventario de algunas unidades y lo tardío de la entrega de unidades, respondió que la marca aspira a vender emoción , que entre más tarde un producto será más deseado. Por el momento, la automotriz japonesa no tiene el reto de vender una unidad híbrida o eléctrica en México, pues afirma que sus unidades tienen baja emisión de contaminantes.

[email protected]