Si se mantiene la reducción en las tarifas de la energía eléctrica –como sucedió en el 2015-, el sector industrial tendrá la ventaja de resistir el impacto de la fortaleza del dólar y evitar trasladar incrementos de precios a la canasta básica, sentenció su presidente Manuel Herrera Vega.

No hablamos de alza generalizada de precios, ni hablamos de alza en la canasta básica , pero el dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) informó que algunas industrias ya presentaron incremento de entre 5 y 20% a consecuencia del incremento en el tipo de cambio (del dólar frente al peso).

Sectores como el electrónico, de aparatos eléctricos, cómputo, el metalmecánico, farmacéutico, alimentos procesados, textil y confección tuvieron aumento de costos, derivado del aumento de 22.2% del precio dólar en el 2015.

El compromiso del sector industrial es contener el impacto de la fortaleza del dólar para no transferir aumentos al comercio y éste al consumidor, abundó.

Los sectores han sido afectados de diferentes maneras y hay algunos que incluso han tenido que trasladar los precios, que no han llegado a la canasta básica y que se han quedado en el impacto del costo de producción.

No hay un precio en el que digamos hasta ahí llegamos (en topar el dólar que supera los 18 pesos), esto dependerá de cómo se comporten los costos en algunos factores para la industria como lo es el energético, que fue un sector que ayudó mucho el año pasado .

Pero, declaró, si esta tendencia se mantiene será una ventaja para resistir más estos costos, aunque habrá que monitorear el dólar, que no continúe incrementándose y hasta cuánto tiempo dura.

Según reportes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la reducción acumulada de las tarifas para el sector industrial se ubican entre 11 y 28.7% en el 2015; en tanto, informó que las tarifas para este año bajarán entre 25 y 35% en comparación con enero del 2015.

Manuel Herrera explicó que la industria ya absorbió el impacto del dólar del periodo del 12 de enero del 2015 al 12 de enero del 2016, que compensó con la baja de precios en energía y telecomunicaciones.

Con esta volatilidad (de la paridad cambiaria) estamos en un momento de incertidumbre; sin embargo, no es un impacto generalizado en toda la industria, porque hay sectores en donde hay beneficios , dijo el líder de los industriales.

Para el empresario, la herencia del 2015 es ambivalente. En el lado positivo se mantuvo la estabilidad en precios, a pesar de la significativa depreciación del tipo de cambio.

[email protected]