La Costeña cumple este 2018 su 95 aniversario y lo celebrará con un año de consolidación de los productos que han lanzado los últimos cinco años, donde se incluyen los tamales, y su ingreso a las botanas con Fritos Totis.

“Este año vamos a consolidar muchas cosas que tenemos, un poco de ampliación de líneas para productos que hemos sacado en los últimos cinco años, y que tenemos que consolidarnos este año, aparte de que se están cocinando cosas nuevas”, dijo a El Economista el director general de La Costeña, Rafael Celorio.

En los últimos años hicieron el lanzamiento de los tamales, chiles toreados, habaneros, variedades de salsas y en 2012 adquirieron Fritos Totis, estos últimos tienen presencia en Estados Unidos y Centroamérica.

La empresa mexicana continúa como privada, pero sus ventas anuales rondan los 800 millones de dólares, en 2017 cerraron con un crecimiento del 12%, y esperan 10% este 2018. El 85% de sus ingresos provienen del mercado nacional, y 15% de exportaciones, de las cuales 80% son hacia Estados Unidos y 20% al resto del mundo.

Celorio indicó que la inversión anual rondará en el 20% de sus ventas, 160 millones de dólares, siendo una de las prioridades la automatización de sus plantas y almacenes.

Apuntó que estarán ampliando líneas en San Luis Potosí, y que la planta de Minnesota, Estados Unidos ya quedó concluida.

“Tenemos unas plantas con bastante capacidad, y lo que sí vamos a hacer es incrementarles las líneas donde veamos que tengamos poca capacidad”, compartió Celorio.

Cuenta con seis plantas de producción, tres en México, -Estado de México, Sinaloa y San Luis Potosí-, dos en Estados Unidos -Arizona y Minnesota-, y Aconcagua en Chile, donde producen más de 30 diferentes líneas de productos.

En la planta de Minnesota se realizó una importante inversión para automatizarla, consta de 10 hectáreas donde hacen producto mexicano, y también ya corren marcas que son específicas para Estados Unidos, donde ya no sólo están en el mercado de nostalgia, también en el local.

Luego de que en Estados Unidos entrara la Reforma Fiscal que reduce el Impuesto sobre la Renta (ISR) que pagan las empresas de 35 a 21%, La Costeña espera eventualmente beneficios, pero por el momento no robará inversiones a México.

“Lo importante para nosotros es nuestra planta aquí en México, pero con esa reforma fiscal que hicieron ahora (en Estados Unidos), sí nos ayudan esas plantas, porque nos han dado incentivos para seguir invirtiendo y fabricando en Estados Unidos, pero todavía no sentimos los beneficios porque acaban de empezar”, consideró en entrevista.

[email protected]