El sector privado estableció que las inversiones para ser inyectadas en proyectos de infraestructura se encuentran listas para detonarlas; sin embargo, se enfrentan a atorones, como la falta del reglamento de la Ley de Asociaciones Público-Privadas (APPs), que retrasan el crecimiento económico del país y la generación de empleos, afirmaron líderes empresariales.

Mario Sánchez Ruiz, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dijo que existe un gran interés por parte del sector privado para invertir capital en la generación de energía y otros proyectos como carreteras o escuelas, pero siento que de repente hay atorones .

La semana pasada se reunió con Gerardo Ruiz Mateos, jefe de la Oficina de la Presidencia de México, para definir la agenda económica del 2012, en donde hubo inquietud del sector empresarial sobre cómo está el Presupuesto federal, cómo se ejercerá y qué se puede hacer como Iniciativa Privada para detonar proyectos de infraestructura.

Luego de que se aprobó la Ley de APPs en el Congreso de la Unión y fue promulgada por el Jefe del Ejecutivo federal, ésta aún no puede ser aplicada ante la falta del reglamento a ejecutar, por lo que los empresarios esperan que no haya cuellos de botella en la tramitología que pueda generar incertidumbre a las inversiones.

La Iniciativa Privada cuenta con una bolsa de recursos por más de 300,000 millones de pesos para ejercerla en infraestructura, a través de proyectos conjuntos con el gobierno federal, los cuales -se tiene estimado- elevarían hasta en 1% el Producto Interno Bruto (PIB) del país en un año.

Lo que esperamos es que los proyectos sean de mayor rentabilidad social y de beneficios para la población, ahí están analizando los diferentes interesados, tanto las empresas que pueden ser desarrolladoras, como los bancos, intermediarios financieros otros , aseguró el dirigente de la máxima cúpula empresarial.

DEFINIR LAS REGLAS, PIDE LA CONCAMIN

Al respecto, Salomón Presburger, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), demandó a las autoridades a definir las reglas de cómo podrá participar el empresariado en proyectos de infraestructura, pues de lo contrario, no se crearán empleos ni certidumbre en las inversiones privadas.

Lo esperado en el reglamento son aspectos sobre cómo y de qué tamaño se tiene que endeudar, tipos de proyectos que deben ser, cómo hacer que los precios que se otorguen a ese proyecto sean precios competitivos y sean algo que la sociedad el día de mañana esté contenta... son muchas cosas que si se las dejamos nada más así, no se pueden tomar las mejores decisiones , alertó.

[email protected]