Mientras continúan sus tareas de cosecha de trigo, de siembra de maíz y soya, los agricultores argentinos no ocultan su preocupación ante el cambio de gobierno que se dará el 10 de diciembre. Aunque no se filtraron detalles de los planes que tiene para ellos el presidente electo Alberto Fernández, todos descuentan que habrá un aumento en los derechos de exportación que tributa el sector.

Así se presenta un panorama diametralmente opuesto al de noviembre de hace cuatro años, cuando los productores retenían sus granos y oleaginosa a la espera de la llegada de Mauricio Macri y su promesa, efectivizada unos días después de jurar, de quitar retenciones salvo a la soya y liberar el comercio exterior de los límites de la gestión kirchnerista.

A menos de un mes del desembarco de los Fernández a la Casa Rosada, se consolida una aceleración de la venta de soya y cereales por parte de los productores, a la vez que los exportadores declaran operaciones al exterior para los próximos meses.

Se trata de la campaña 2019/20, la primera que tendrá Alberto Fernández como presidente. Es el trigo, que se comienza a cosechar por estos días y por el que se espera de una producción en torno a 19 millones de toneladas, y el maíz y la soya, cuya siembra está a pleno, y que las estimaciones privadas los proyectan en 50 millones para el grano y 51 millones para la oleaginosa. Todos por debajo de las producciones del año anterior. La jugada apunta a cubrirse de un alza de los derechos de exportación, hasta ahora en 4 pesos argentinos por dólar para los cereales (equivalente a 8% del precio) y de ese monto en pesos más 18% fijo para la soya (en torno a 26 por ciento).

Con las compras a productores declaradas por la exportación y la molienda (farmer selling) y las declaraciones juradas de venta al exterior (DJVE), el total reportado paga los derechos vigentes al momento de esos registros.

De acuerdo con el último reporte de compras de la exportación y la industria, que declaran ante la Secretaría de Mercados Agropecuarios, dependiente del Ministerio de Agricultura, los productores ya vendieron soya, maíz y trigo por al más de 6,600 millones de dólares.

Para el trigo, en plena cosecha y que ya empieza a ingresar al circuito comercial, se reportaron compras totales por poco más de 8.2 millones de toneladas, de las cuales la exportación adquirió más de 7.9 millones de toneladas, valuadas en 1,800 millones de dólares.

Los negocios “adelantados” de trigo superan en 12% a los registrados para mediados de noviembre del año pasado.

Si bien no lo dijo de manera directa, el presidente electo Alberto Fernández dejó abierta la posibilidad de subir los derechos de exportación apenas asuma el 10 de diciembre.