A pesar del buen desempeño de la economía mexicana, la confianza del consumidor y de las empresas se ha mantenido moderada en lo que va del año, ya que existe preocupación de lo que pudiera pasar durante el periodo electoral con miras al 2012, afirmó el sector privado.

Los intereses de grupo y personales siguen siendo una constante en el quehacer de los partidos políticos, propiciando que personas y empresas pierdan la confianza en que se puede lograr un mejor país, sobre todo con los antecedentes históricos , consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Otro factor que es que las diferentes fracciones políticas en el Congreso están más preocupadas por establecer las mejores estrategias para la contienda electoral rumbo a la Presidencia en el 2012 que por su responsabilidad en la aprobación de reformas, expresó.

En su análisis semanal, el CEESP también destacó que el dinamismo mostrado por la economía mexicana, que es destacado por las autoridades en el último año, aún no tiene un beneficio claro en el bolsillo de las familias.

Según el favorable panorama económico que se plantea, parecería que no hay motivos para que se reduzca la confianza. Sin embargo, el hecho de que las autoridades insistan en enfatizar el dinamismo de la economía sin que hasta el momento haya un beneficio claro en los bolsillos de las familias podría tener un efecto poco alentador en el consumo de los próximos meses y por ello una moderación en el dinamismo que hasta ahora mantiene la economía , refirió.

El CEESP destaca que la confianza es un factor que puede ser determinante en la evolución de la actividad productiva y que, si no hay un entorno claro que la estimule, simplemente, podría traducirse en menores avances del consumo y la inversión.

[email protected]