Teléfonos de México (Telmex) deberá permitir a sus competidores el acceso a su infraestructura en forma no discriminatoria para facilitar la provisión de servicios de telecomunicaciones, y deberá presentar para aprobación del Instituto la primera oferta de referencia dentro de un plazo de 60 días naturales, contados a partir de que el Instituto resuelva en forma definitiva las condiciones de desagregación.

Los comentarios, derivados de la consulta pública que lleva acabo el regulador, podrán presentarse durante un periodo de 30 días hábiles. Una vez cerrada la consulta, la Unidad de Política Regulatoria someterá a consideración del pleno del Instituto un proyecto que valore el resultado de la consulta.

La desagregación del bucle local es el proceso que obliga a los operadores dominantes a alquilar o ceder la infraestructura del último tramo de red que va de la central telefónica a los hogares u oficinas de los usuarios del servicio de telefonía fija.

Según el IFT, el establecimiento de condiciones técnicas y operativas para llevar a cabo la desagregación efectiva de la red local permitirá promover el acceso a los medios físicos, técnicos y lógicos de conexión, entre cualquier punto terminal de la red pública de telecomunicaciones y el punto de acceso a la red local del Agente Económico Preponderante, en el sector telecomunicaciones que a nivel nacional tenga poder sustancial en el mercado relevante de servicios de acceso al usuario final.

Las condiciones técnicas y operativas determinadas en el acuerdo, según el regulador, favorecerán el proceso de competencia en el sector, al permitir que los concesionarios solicitantes ofrezcan servicios de telecomunicaciones en condiciones más favorables, debido a que el preponderante deberá aplicar el principio de no discriminación.

Lo anterior, debido a que Telmex deberá ofrecer elementos, capacidades, servicios, infraestructura y funciones necesarias para llevar a cabo la prestación de servicios de desagregación.

El agente preponderante no podrá establecer condiciones que inhiban la competencia en la prestación de servicios de desagregación.

Tampoco podrá definir un número determinado de solicitudes a atender, salvo que su capacidad instalada se encuentre saturada y lo demuestre fehacientemente.

Los servicios de desagregación deberán proporcionarse en cualquier punto donde sea técnicamente factible, y deberá poner a disposición de los concesionarios la información necesaria y actualizada para la prestación de los servicios de desagregación.

El Agente Económico Preponderante deberá garantizar un porcentaje de cumplimiento de 95% en plazos de entrega de todos los servicios de desagregación. El plazo de entrega de 5% restante no deberá exceder de 50% del plazo establecido por cada servicio.

cjescalona@eleconomista.com.mx