El representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, consideró este jueves que México, Estados Unidos y Canadá están lejos de llegar a un acuerdo en principio sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Los países del TLCAN no están siquiera cerca de alcanzar un acuerdo. Como dije la semana pasada, existen grandes diferencias en materia de propiedad intelectual, acceso al mercado agrícola, de minimis, energía, trabajo, reglas de origen, indicaciones geográficas y mucho más”, indicó Lighthizer en un comunicado de prensa emitido por la noche.

Lighthizer añadió que Estados Unidos continuará participando en negociaciones para asegurar un acuerdo beneficioso para los trabajadores, granjeros y empresas de Estados Unidos.

El futuro de las conversaciones comerciales entre Estados Unidos, México y Canadá quedó en el limbo, ya que el jueves se cumplió el plazo para presentar a los actuales legisladores estadounidenses un TLCAN renovado después de un esfuerzo por alcanzar un acuerdo en las últimas semanas.

Funcionarios estadounidenses han dicho que las conversaciones necesitan concluir muy pronto para dar tiempo a que el Congreso actual pueda votar sobre un texto final.

Chrystia Freeland, canciller canadiense viajó el jueves a Washington para sostener reuniones internas con funcionarios laborales y representantes de la Cámara de Comercio estadounidense, dijo un portavoz de la canciller canadiense.

Un equipo técnico de negociadores mexicanos también se encuentra en la capital estadounidense, pero no hay fecha establecida para la próxima reunión ministerial del TLCAN con Canadá y Estados Unidos.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que se podría llegar a un acuerdo para fines de mayo, pero agregó que si no fuera así las conversaciones podrían extenderse más allá de las elecciones presidenciales mexicanas del 1 de julio.

Sin embargo, para que eso ocurra, Estados Unidos y México tendrían que poner fin a sus diferencias sobre el tema de reglas de origen y contenido regional automotor, que es solo uno de los puntos controversiales que han marcado la negociación trilateral.

Píldoras venenosas siguen ahí

Estados Unidos mantiene propuestas radicales como la cláusula del sunset, con la cual se terminaría automáticamente el acuerdo comercial cada quinquenio, a menos que los tres países acordaran antes renovarlo; reformas en la metodología para fijar cuotas compensatorias por dumping o subsidios en productos agrícolas, y cambios en los mecanismos de resolución de controversias.

También Estados Unidos ha pedido aumentar el valor general de envío, llamado de minimis, restringir las compras gubernamentales de su país a importaciones desde México y Canadá y quitar cupos de textiles otorgados a sus dos vecinos.

Estados Unidos no ha modificado su posición respecto a la reestructura completa que planteó del sistema de solución de controversias del TLCAN, con cambios diferenciados en tres capítulos relativos a ese campo.

En el Capítulo 11, que trata sobre controversias entre Inversionista-Estado, la Casa Blanca propuso un mecanismo que incluye los términos opt-in y opt-out, con los que para iniciar el levantamiento de un tribunal (pánel), la parte demandada tiene la opción de someterse al caso o no. De oponerse, el proceso ni siquiera inicia.

Estados Unidos planteó que en el Capítulo 19, en el cual se abordan los casos de prácticas desleales de comercio, por dumping o subsidios prohibidos, se seguirán estableciendo los páneles de solución de controversias, pero los resultados finales de los mismos serían opcionales en cuanto a su acatamiento.

Finalmente, el gobierno de Donald Trump propuso que el Capítulo 20, en donde se regulan casos de Estado-Estado, desaparezca del TLCAN. (con información de Reuters)

Hay una buena propuesta sobre la mesa: Canadá

Ayer, horas antes de que Estados Unidos anunciara que ve lejano un acuerdo para la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, afirmó que México, Estados Unidos y Canadá cuentan con una propuesta “ampliamente aceptable” por los gobiernos y las industrias de los tres países.

“Tengo confianza en decir que hemos encontrado una propuesta que es ampliamente aceptable para los tres socios y nuestras industrias en el lado automático de las cosas”, dijo Trudeau, en el Club Económico en la ciudad de Nueva York.

“El resto y cómo avanzamos es algo en lo que seguimos trabajando y viendo cómo responden los estadounidenses”, añadió. El mandatario no especificó en qué consiste tal propuesta.

Horas después, el gobierno de México informó, en replica directa a la versión de Trudea, que no aceptará un nuevo TLCAN que sea restrictivo.

“Felicidades XXXJustinTrudeau por una gran entrevista en el XXXEconClubNY, pero es importante aclarar: ‘un TLCAN renegociado que implique pérdida de empleos existentes en México es inaceptable’”, publicó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, en su cuenta de Twitter.

En las últimas reuniones ministeriales celebradas en Washington, DC, México propuso un contenido de valor regional de 70% en las reglas de origen del sector automotriz para exportar automóviles sin pagar aranceles como parte de la actualización del TLCAN.

Esa tasa es menor a la de 75% pedida por Estados Unidos y es más alta frente a la de 62.5% que está vigente en ese pacto comercial.

Por su parte, en un último posicionamiento, Estados Unidos propuso que 40% del contenido de un automóvil se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportado sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN. Para una camioneta pick-up, elevó el mismo tipo de requisito a 45 por ciento.

[email protected]