El cartero siempre llama dos veces, incluso para entregar un paquete de Amazon. Sin embargo, su paciencia tiene un límite, sobre todo cuando el volumen de pedidos procedentes del comercio electrónico crece de forma exponencial, los consumidores desean disponer de la mercancía lo antes posible, los nuevos competidores digitales exprimen los costos laborales y los márgenes del sector no hacen sino estrecharse.

Las grandes empresas tradicionales de transporte, paquetería y mensajería se hallan ya inmersas en una auténtica guerra por la última milla, en la que compiten por llegar el consumidor final, y lo hacen no sólo entre ellas, sino también frente a operadores como Glovo, Deliveroo o la propia protagonista del nuevo boom de la logística, Amazon.

El consejero delegado de Seur, Alberto Navarro, recurre a tecnicismos para describir el nuevo campo de batalla: “el B2B (business to business) se está convirtiendo en B2B2C (business to business to consumer)”. También tiene una versión más sencilla para no iniciados: “Antes entregábamos en una tienda 50 cajas grandes llenas de ropa y hoy estamos entregando 400 cajas pequeñas, cada una en un domicilio distinto”. “El consumidor es el gran ganador”, dice al hablar de la caída de los márgenes.

Su empresa ha experimentado un fuerte crecimiento en su división Seur Now, que se dedica a los transportes muy urgentes y que duplicó su actividad en el último año. El comercio electrónico, que explica este auge de la inmediatez, ya origina 55% de los envíos de Seur, aunque sólo aporta 32% de los ingresos. El plan de la empresa pasa ahora por ampliar los puntos de conveniencia, que ya suman 1,400.

Las cifras de la CNMC atestiguan la tendencia. El número de paquetes entregados en el 2016, según su último informe anual, aumentó 18%, pero los ingresos de los 37 operadores asentados en España sólo lo hizo 5%, hasta 2,765 millones de euros. Los ingresos obtenidos con cada paquete han caído 25% en tres años. En el lado de los clientes, la nueva tendencia ya es evidente. Un estudio del Observatorio Cetelem del 2017 sobre el e-commerce muestra que el gasto medio de esta modalidad aumentó 38% el año pasado, hasta 1,954 euros.

La batalla entre las empresas es también una pugna por encontrar un modelo de éxito. Correos lidera el sector con su apuesta en Citypaq mientras Correos apuesta por las taquillas, frente a Celéritas y Seur, que despliegan puntos de conveniencia.