Durante febrero del 2021 la generación económica del comercio en línea registró un crecimiento de 62.3% en comparación con el mismo mes del año previo. A diferencia del comercio total nacional, las transacciones digitales y a través de medios como la televisión o los catálogos continúan con una tendencia de expansión acelerada.

Por su parte, los ingresos generados el comercio minorista total registraron un avance de apenas 0.3% en relación interanual, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Empresas Comerciales (EMEC) del Inegi. 

El comercio es, junto con el sector servicios, la actividad más importante de la economía mexicana; en conjunto aportan cerca de 6 de cada 10 pesos (65%) al PIB nacional. Al mismo tiempo han sido los rubros más golpeados por la emergencia sanitaria y los que han enfrentado una recuperación significativamente más lenta, especialmente el comercio minorista. 

En contra parte, el comercio digital -formal e informal- ha potencializado con la pandemia una tendencia que ya seguía desde antes. Los canales para el e-commerce se han extendido en prácticamente todos los sectores y las facilidades para realizar estas transacciones con protocolos de seguridad también. 

Aunque sólo tenemos datos oficiales hasta 2019, cuando el comercio eléctronico ya representaba el 6% del PIB de México, equivalente a un valor de 1.4 billones de pesos corrientes, los expertos en materia prevén un salto importante para el 2020, el año de la llegada del virus.