La automotriz alemana Daimler recortó su estimación de ganancias para el 2018 y BMW dijo que está revisando "opciones estratégicas" debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, lo que generó temores de más rebajas de las proyecciones de utilidades en la industria automotriz.

Daimler advirtió que los aranceles de China a las importaciones de autos enviados desde Estados Unidos afectarán a las ventas de sus vehículos Mercedes-Benz, lo que resultará en ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) levemente menores este año.

"Creemos que Daimler no será el único OEM (fabricante de equipo original, por su sigla en inglés) que reducirá su guía. Otros también están expuestos a tendencias similares a las que cita Daimler en diverso grado", dijeron analistas de Morgan Stanley.

Su rival BMW, que también exporta vehículos utilitarios deportivos desde Estados Unidos a China y Europa, reafirmó sus pronósticos de utilidades para este año, pero dijo que ellas dependerán de que las condiciones políticas a nivel global permanezcan mayormente estables.

"Dentro del contexto de la discusión actual sobre aranceles adicionales al comercio internacional, la compañía está evaluando varios escenarios y posibles opciones estratégicas", dijo el jueves en un comunicado, sin entregar detalles.

Las menores ventas de vehículos utilitarios deportivos de la planta de Mercedes-Benz en Alabama a China resultará en un impacto de unos 250 millones de euros (289 millones de dólares), dijeron analistas de Evercore ISI.

Las acciones de Daimler se hundieron un 4.3% a 57.86 euros, mientras que las de BMW y Volkswagen cayeron 3.1% y 2.9%, respectivamente.

El pronóstico revisado de Daimler se conoció después de una propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a vehículos importados, argumentando que los desequilibrios comerciales amenazaban a la seguridad nacional de su país.

En forma separada, Trump ha dicho que impondrá aranceles a bienes chinos valorados en hasta 200,000 millones de dólares. China, por su parte, ha advertido que tomará represalias con aranceles sobre productos estadounidenses y que podrían incluir a vehículos utilitarios deportivos Mercedes-Benz enviados a China desde Alabama.

Si bien Pekín y Washington aún no han puesto en vigor los nuevos aranceles, Daimler dijo que espera que lo hagan y que no podrá traspasar los costos a los clientes.

La amenaza de China de aplicar un impuesto de 25% a las exportaciones procedentes de fábricas de autos en Estados Unidos afectará a unos 270,000 vehículos, y las firmas alemanas representarán unos 7,000 millones de dólares del total de 11,000 millones de dólares.

BMW, el mayor exportador de vehículos desde Estados Unidos por valor, tiene su fábrica más grande en Spartanburg, Carolina del Sur, y enfrenta un impacto de 965 millones de dólares debido a los aranceles, mientras que Daimler sufriría un golpe de 765 millones de dólares, dijeron analistas de Evercore ISI.