El cuidado de la salud en el futuro tenderá a ir hacia un modelo donde lo que más valga sea la información correcta y precisa de cada paciente. Y ello será posible gracias a los dispositivos tecnológicos de monitoreo que se espera sean cada vez más accesibles y permitan detener o evitar la complicación de muchas enfermedades como diabetes y cardiovasculares.

Así lo hizo ver el médico cirujano, futurista y emprendedor Emmanuel Fombu quien ha sido impulsor desde Sillicon Valley de tecnologías aplicadas al cuidado de la salud con inteligencia artificial, machine learning, internet de las cosas, genómica y nanotecnología, y es consejero en esa materia de varias instituciones, incluido el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El doctor Fombu vislumbra que será cada vez más constante el uso de dispositivos tecnológicos con herramientas como inteligencia artificial, y éstos serán igualmente menos costosos, al grado de que permitirán a los médicos contar con información del paciente no sólo en el momento de la consulta sino toda la registrada a lo largo de su vida, y ello nos encaminará hacia una medicina más predictiva y preventiva.

“No digo que el apple watch va a ser accesible a todo el mundo, pero sí creo que con el tiempo el costo de la predicción y este tipo de dispositivos va a disminuir, y servirán para monitorear a un gran número de personas de modo de contar con información correcta para hacer diagnósticos correctos”, consideró el especialista reconocido internacionalmente como un visionario del futuro en el cuidado de la salud y quien vislumbra que los seres humanos y máquinas se integrarán para avanzar hacia un manejo óptimo de la salud.

Entrevistado por El Economista previo a su participación en el Digital Health Forum que tendrá lugar este 16 y 17 de octubre en el Palacio de Medicina de la UNAM en la ciudad de México, el experto expuso que conforme sigan avanzando los sistemas de reconocimiento electrónico y de monitoreo, la humanidad irá avanzando en un cuidado de la salud más proactivo y preventivo.

“Si hoy un paciente entra al hospital, los médicos deciden basados en lo que ven en ese momento, pero qué hay de todo lo que ese paciente ha vivido ya no digamos el último mes, sino en los últimos 10 ó 20 años, todo ha tenido impacto en el estado de su salud”, puntualizó y detalló que teniendo una continua información sobre nuestro organismo se irá entendiendo mejor su funcionamiento, y ayudará a los médicos a tomar más acertadas decisiones.

El acceso y la resistencia de los médicos, los grandes desafíos

Dijo que para los sistemas de salud de países con menores recursos, hoy existen aparatos sencillos de monitoreo que se obtienen por 9 dólares y que bien podrían ser utilizados en zonas rurales donde no hay médicos, para atender a pacientes con enfermedades crónicas de alto riesgo.

Puntualizo que hoy los diseños de dispositivos tecnológicos se planean y desarrollan, no en base a situaciones locales, sino con visión global. “Ya sea que estés en Europa o en Norteamérica o en América Latina o en Africa, la mejor decisión médica esta basada en la información correcta.

En este sentido se refirió a lo que se llama soporte de decisiones clínicas donde las bases de datos centralizadas son determinantes para hacer diagnósticos más ágilmente y en forma más precisa, pero en ello es importante que participen más ampliamente las minorías. Porque por ejemplo en Estados Unidos se llegan a desarrollar tratamientos, intervenciones y herramientas médicas basados sobretodo en bases de datos de población norteamericana mientras que la participación de pacientes de origen mexicanos o latinos es mínima. Y de ahí que los desarrollos de última generación tengan posteriormente que adaptarse a esos países poco representados en los estudios.

De ahí hizo ver la importancia de que los gobiernos trabajen mirando hacia la interconexión de sus sistemas de salud y consideren ir hacia una sola base de datos centralizada de su población porque de esa manera es como mediante la tecnologia se romper la posibilidad de democratizar la salud y romper fronteras.

[email protected]

Twitter: @MaribelRCoronel