Con una inversión de 2,411 millones de pesos, el primer Centro de Tecnología para Aguas Profundas (CTAP) del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), ubicado en Boca del Río, Veracruz, cumple dos meses de ofrecer sus servicios a Petróleos Mexicanos (Pemex), a los órganos reguladores, centros de investigación y a los distintos privados que han ganado contratos en México e incursionarán en la exploración de este tipo de recursos estimados en 28.2 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que es la cuarta parte de los recursos prospectivos de hidrocarburos del país.

Las licitaciones 1.4 y 2.4, concluidas en el 2016 y el 2017, lograron la asignación de un total de 27 contratos petroleros a 18 empresas provenientes de 13 nacionalidades, entre las que se encuentra Pemex, que ya realizaba actividad a más de 500 metros de tirante de agua en el golfo de México. En caso de tener éxito geológico, el desarrollo de los campos, únicamente en aguas profundas, significará una inversión estimada de más de 127,000 millones de dólares, equivalente a 83% del total de todas las licitaciones de hidrocarburos.

Con 20.7 hectáreas de terreno, el CTAP del IMP cuenta con diversos laboratorios especializados en perforación de pozos, caracterización de riesgos naturales y operacionales y calificación y diseño de herramientas, equipos y sistemas de producción para los sectores de petróleo y gas en aguas profundas.

Para la adquisición del equipo experimental con que cuentan los laboratorios, se invirtieron 915 millones de pesos, mientras que para proyectos de investigación y desarrollo tecnológico se ejercen 415 millones de pesos, ambos provenientes del Fondo Sectorial Conacyt-Sener de Hidrocarburos. En tanto, para la ingeniería y construcción de los megalaboratorios la inversión fue de 1,081 millones de pesos, que vinieron del Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del IMP, detallaron.

El Centro, conceptualizado desde el 2007 con el primer hallazgo en aguas profundas en el pozo Maximino a 2,933 metros de profundidad en el área de Perdido, ofrece también investigación y servicios tecnológicos a operadores de campos terrestres y agua someras, tales como planeación del desarrollo de campos, determinación de parámetros ambientales y geotécnicos para el diseño de infraestructura, perforación de pozos y aseguramiento de flujo e ingeniería de los sistemas de producción.

Proyectos en marcha y apoyo a otras industrias

En la actualidad, el CTAP tiene ya tres proyectos en desarrollo: el primero consiste en un sistema para el aseguramiento de flujo en las instalaciones a partir de la reducción de la viscosidad de los hidrocarburos, con una duración de 2.9 años; otro enfocado en el diseño de pilotes de succión para sistemas submarinos de producción sujetos a carga combinada en las condiciones geológicas de aguas profundas, y uno más enfocado en el desarrollo de metodologías y herramientas computacionales para la optimización de sistemas flotantes de producción, cascos y líneas de amarre.

A su vez, cuenta con capacidad para brindarle también servicios a otras industrias, como la civil, a la cual podrán apoyar con estudios geotécnicos y diseño de cimentaciones para obras urbanas, así como a la naval y a la industria de energía eólica.

kgarcia@eleconomista.com.mx