La industria mexicana sigue mostrando signos de relativa fortaleza y aunque no se perciben densos nubarrones en el horizonte, la desaceleración comienza a materializarse, afirmó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En un balance del sector fabril en el primer trimestre de 2011, menciona que con el aumento de 4.2% de la producción industrial en marzo pasado ya suman 16 meses consecutivos de ascenso.

"Sin embargo, pese a que dicha racha apunta en el sentido correcto, no podemos perder de vista que estamos frente al avance más lento de los últimos cinco meses. La desaceleración comienza a materializarse", señala.

La minería se contrajo por tercer mes consecutivo, en tanto el sector construcción perdió buena parte de la altura que había ganado y las manufacturas perdieron dinamismo. Así, el sector industrial cerró el primer trimestre del año con un crecimiento de 5.2% en su producción.

"Pierden altura los dos pilares de la actividad fabril mexicana, la construcción y las manufacturas, en momentos en los que la minería reporta números negativos y la industria generadora de electricidad carece del peso suficiente para contrarrestar el comportamiento a la baja del resto de los componentes del sector", precisa.

Si bien las actividades vinculadas al mercado interno comienzan a elevar su contribución al avance del sector en su conjunto, no deja de llamar la atención que en marzo ocho ramas reportaron números negativos, mientras que en febrero fueron cinco y en enero sólo tres.

Las ramas con comportamiento negativo en marzo fueron la fabricación de insumos textiles; de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos, excepto prendas de vestir; industria del papel; productos derivados del petróleo y del carbón; e industria química.

Además, fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y otros equipos, componentes y accesorios electrónicos; de equipo de generación eléctrica y aparatos y accesorios eléctricos; y otras industrias manufactureras.

En contraste, los principales soportes del crecimiento de la producción manufacturera en el arranque de 2011 fueron fabricación de equipo de transporte; producción de muebles y productos relacionados; industria de las bebidas y del tabaco; fabricación de maquinaria y equipo; industria de la madera; producción de plástico y hule; y la industria metálica básica.

"En suma, la industria sigue mostrando signos de relativa fortaleza y aunque no se perciben densos nubarrones en el horizonte, la desaceleración comienza a marcar la pauta del sector fabril mexicano", afirma la Concamin.

APR