Un total de 19 instituciones, entre las que se encuentran proveedoras y navieras, tenedores de bonos y bancos que trabajaban con Oceanografía o lo financiaron presentaron una demanda contra Citigroup por malos manejos en Banamex, relacionados con las operaciones de Oceanografía.

Los demandantes piden una compensación por los daños causados a sus patrimonios desde febrero del 2014 a la fecha. Los daños se estiman en 1,100 millones de dólares, de acuerdo con el documento de la demanda, presentada el viernes en una corte de Miami y de la cual El Economista posee una copia.

Citigroup conspiró con Oceanografía para aceptar documentación falsificada y para entregar adelantos de dinero, sin confirmar con Pemex si ésta había emitido los documentos que Oceanografía presentaba , dice en la página ocho del documento de la demanda.

Los acusadores enfocan sus baterías en Citigroup. En sus argumentos insisten en que las operaciones que realizó Banamex con Oceanografía fueron supervisadas por Citi desde sus oficinas centrales. El cuarto mayor grupo financiero de Estados Unidos operaba directamente en México y a través de Banamex , explica. Los ejecutivos que atendieron a Oceanografía contaban incluso con correos electrónicos que los identificaban como empleados de Citi. La línea de mando incluía a Manuel Medina Mora, CEO de Banamex en el momento del problema, Francisco Aristeguieta y el mismo Michael Corbat, presidente mundial del Grupo Citi.

Citi se presenta falsamente como víctima del fraude relacionado con las entregas de dinero a Oceanografía, dice el documento legal que consta de 90 páginas. El grupo financiero entregó a la naviera mucho más dinero del que avalaban los contratos. Las personas que lo hicieron estaban supervisadas desde Estados Unidos porque Citi controla todos los correos de sus empleados, incluyendo los de Banamex. Había una normatividad del grupo financiero que no se cumplió en las operaciones con Oceanografía.

Los demandantes constituyen un grupo heterogéneo, que tienen como denominador común haber perdido con la quiebra de Oceanografía. Entre ellos se encuentran siete navieras y proveedores; 11 tenedores de bonos y un banco.

En la demanda se menciona la fuerte relación entre Banamex y Pemex y que se hacían gestiones directas entre la petrolera y el banco con el visto bueno del CEO en México, Manuel Medina Mora, y el conocimiento del CEO de Citi en Latinoamérica. Los ejecutivos de Citigroup iban a gestionar directamente con la mexicana de Citigroup Operaciones y Banamex a cargo del mexicano Manuel Medina-Mora ( El señor Medina-Mora ) que se convirtió en parte de Citigroup.

Desde el 2004 y hasta el 2015 Medina-Mora fue ejecutivo de Citigroup, aunque desde 1996 y hasta enero del 2010 fue el director general de Banamex.

Desde enero del 2010 hasta el 2015, el Sr. Medina-Mora fue el presidente de la Junta Comité que supervisa el Grupo Banamex y Banamex , refiere la demanda

De manera paralela, Francisco Aristeguieta ( Sr. Aristeguieta ), actual CEO de Citigroup para Asia, fue CEO para América Latina de junio del 2012 a junio del 2015.

Ambos estuvieron involucrados en las operaciones de aprobación de los mecanismos de anticipo de efectivo y autorizaron las solicitudes de anticipo de efectivo de Oceanografía junto con Javier Arrigunaga, CEO de Banamex; Roberto González Barrera, CEO de Citigroup ICG-GTS de México; Alonso García Tamés, responsable de la relación con Pemex pero basado en Nueva York; Emilio Granja, mánager de la Relación Citi-Pemex; Samuel Libnic, del Departamento Legal; Alfonso Ortega-Brehm, director de banca corporativo; Juan P. Añorve, que estaba encargado de las relaciones entre Citi y Oceanografía y operaba junto con Roberto Rueda, Erik Cervantes Murillo, Vanessa Ramírez, René T. López Arévalo, Guillermo Pérez Elizundia, Sergio Torres Lebrija, Guadalupe Angélica Ruiz Martínez y otros siete empleados del banco.

Simultáneamente, desde al menos el 2012, ambos se centraron en los servicios bancarios en efectivo de Citigroup, incluidos los segmentos de adelantos en efectivo, que es de donde supuestamente partiría el fraude de Citi-Banamex.

empresas@eleconomista.com.mx