En un plazo no menor a siete años, Teléfonos de México podría lograr una participación de mercado de hasta 40%, derivado de la aplicación y materialización efectiva de las medidas asimétricas que la regulan y la separación funcional, que incidirá en la nivelación de participación de los competidores, según analistas.

Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet), dijo que, al tratarse de una separación funcional, no estructural, no se debería afectar ni a los trabajadores ni a los accionistas de América Móvil, la controladora de Telmex.

De acuerdo con el Idet, se espera que la materialización efectiva de la separación funcional, que tiene como plazo máximo el primer trimestre de 2020, se traduzca en una reducción adicional hacia el 2025 de entre 7 y 10 puntos porcentuales a la tendencia base de pérdida en la participación de mercado de Telmex-Telnor.

Esto implicaría que la participación conjunta de los operadores competidores podría ascender a un nivel superior a seis de cada 10 accesos fijos, revirtiendo el escenario de cuatro de 10 (40.9%) que se registró durante el tercer trimestre de 2017.

Este lunes, Carlos Slim, presidente vitalicio de Grupo Carso, dijo que la regulación asimétrica ya ha surtido efecto, pues a la fecha la participación de Telmex está poco arriba de 40 por ciento.

“Telmex ya tiene cuarenta y tantos por ciento de participación. Si se suma banda ancha, clientes de teléfono y televisión de paga, la participación de Telmex ya anda como en 42 o 43 por ciento”, dijo.

Por su parte, The Competitive Intelligence Unit (The CIU) dio como referencia que América Móvil alcanzaba una participación de mercado de 60.7% al tercer trimestre de 2017, de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Este nivel es 0.8 puntos porcentuales menor al señalado por el propio regulador (61.5%) en la declaratoria de preponderancia al segundo trimestre de 2013. Destacó que, en la configuración competitiva por mercados, el de telefonía móvil registra una pérdida de apenas 4 puntos porcentuales en la participación de mercado del preponderante que era de 65.2% al tercer trimestre del 2017. Mientras que los segmentos de telefonía fija y banda ancha fija alcanzaron 62.4% y 55.2% respectivamente.

En banda ancha móvil, según datos de The CIU, el preponderante domina a 7 de cada 10 suscripciones, la más alta en los mercados en los que opera. Pero en los últimos dos años medidos por el IFT (de setiembre de 2015 a septiembre de 2017), la participación de mercado de Telcel se ubicó en un rango entre 69.8% y 72.5%, con ligeras variaciones al alza y a la baja en su trayectoria trimestral.

El pasado 27 de febrero, el IFT aprobó el plan definitivo para la separación funcional de Telmex-Telnor, medida derivada de la revisión bienal de las medidas de preponderancia impuestas a las empresas.

Para Víctor Pavón Villamayor, CEO de Oxford Competition Economics, el éxito de la separación funcional de Telmex y Telnor dependerá de dos temas clave: la reasignación eficiente de recursos hacia la nueva unidad económica y las condiciones regulatorias sobre las cuales habrá de operar la nueva entidad separada.