Licitación cuestionada. El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) adjudicó el miércoles la venta de 49,000 toneladas de acero estructural del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México a Grupo Gilbert Estructuras en Acero, que es proveedor de la Secretaría de la Defensa Nacional en la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles, de Santa Lucía.

Sin embargo, los representes de las otras 12 empresas que entregaron propuestas económicas manifestaron ese día su desacuerdo porque la ganadora no entregó un documento solicitado y así lo dejaron escrito con sus plumas en el acta de fallo.

Uno de los participantes escribió en el documento, disponible en el sitio web del GACM: Se firma bajo protesta con actos de corrupción porque la empresa ganadora incumplió con la carta de interés. Otros lo hicieron bajo protesta de inconformidad.

En el acta de presentación de propuestas, del pasado seis de julio, en la verificación por parte del licitante de los 16 documentos solicitados, el apartado de la carta de no conflicto de interés (donde se manifiesta bajo protesta de decir verdad, que los socios o accionistas que ejercen el control sobre la sociedad, no desempeñan empleos, cargos o comisiones en el servicio público o, en su caso, que, a pesar de desempeñarlo, con la formalización del contrato correspondiente no se actualiza un conflicto de interés), aparecen rayadas y con pluma tinta azul las palabras: sí, no y se presenta en el acto.

Para los inconformes, desde ese momento Grupo Gilbert ya no podía seguir en la puja.

De acuerdo con la convocatoria publicada por el GACM el 15 de junio: El responsable de llevar a cabo los actos descalificará a aquel licitante que incumpla alguno de los requisitos establecidos en las bases de esta licitación o bien, que su propuesta presente errores numéricos o de interpretación que no puedan ser corregidos por la convocante.

El Economista solicitó al área de comunicación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) un comentario sobre los cuestionamientos de la litación y hasta la noche de ayer 9 de julio, no se tuvo respuesta. Por la mañana, la dependencia emitió un comunicado donde informaron que “luego de evaluar las 13 ofertas recibidas, resultó ganadora la empresa Grupo Gilbert Estructuras en Acero, con una oferta de 4,030 pesos por tonelada”.

Se debe aclarar la situación

En el apartado de procedimiento de revisión de la convocatoria se precisa que los licitantes que adviertan actos irregulares, podrán interponer ante el Órgano Interno de Control del GACM el recurso de revisión establecido en la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

En tanto, Grupo Gilbert Estructuras en Acero debe firmar a más tardar este viernes el contrato respectivo porque cuenta con 99 días naturales para recoger el acero.

El director de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, consideró que la situación es delicada y que la licitación tiene una importancia simbólica para el gobierno.

“Cumplir con los requisitos de ley es condición mínima para asegurar la confianza en el proceso. Las empresas, además de manifestar su inconformidad en el acta, deben activar los mecanismos de inconformidad que prevé la ley. Será necesaria una investigación seria que restaure la confianza en el proceso, o incluso, que se reponga”, afirmó.

El GACM dijo a los participantes, que, de las 49,000 toneladas de acero que vendería, cerca de 9,600 toneladas siguen montadas y el resto en piso, “por lo que los licitantes deberán considerar todos los costos necesarios para las maniobras de desmantelamiento, carga y retiro del material”.

[email protected]