Por primera vez desde que se tiene registro, el valor de las importaciones de gasolinas y diesel fue superior al de las exportaciones de crudo en el 2016, ya que las exportaciones de petróleo sumaron 15,575 millones de dólares, mientras que la erogación por la compra de estos combustibles automotrices fue de 16,062 millones de dólares, que son casi 500 millones de dólares más entre enero y diciembre del año pasado.

Con ello, la balanza comercial entre exportaciones de petróleo, principalmente, e importaciones de petrolíferos y gas natural fue negativa en 2,375 millones de dólares, según los indicadores no consolidados al cierre del año y publicados por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Y es que las importaciones de gasolinas y diesel de Pemex pasaron de 51% a 59% de las ventas internas, luego de que en volumen aumentaron 21% de un año a otro para ubicarse en 692,549 barriles diarios en promedio.

Al mismo tiempo, la producción de estos combustibles automotrices por parte de estatal se redujo en 17.5% para situarse en 541,482 barriles diarios en el promedio entre enero y diciembre en comparación con el mismo periodo del 2015, mientras que el proceso de crudo para todos los productos en las seis refinerías del sistema nacional cayó 12.3% en el mismo lapso, para ubicarse en 933,062 barriles por día, cayendo por debajo del millón de barriles diarios por primera vez desde que hay registros.

Hace una década, las importaciones de gasolinas y diesel eran de apenas 24% de la demanda, con lo que su volumen aumentó 2.8 veces del 2006 al cierre del año pasado. El valor de estas compras al exterior por parte de la estatal se incrementó 111% en 10 años, aunque por la caída en el precio internacional del año pasado, del 2015 al 2016 la erogación fue menor en 2.5% entre el 2015 y el 2016.

Producción de crudo cae 5%

En tanto, la extracción, desarrollo y comercialización de petróleo crudo en los yacimientos asignados a la estatal cayó 5% de un año a otro, ubicándose en 2.153 millones de barriles diarios en el promedio del 2016.

A pesar de que el precio de la mezcla mexicana de exportación promedió 35.6 dólares por barril el año pasado (una cotización 17% más baja que la del 2015 y 65% menor a la que tenía al arranque de esta administración), el volumen de exportación de crudo aumentó 2%, que son 22,000 barriles diarios adicionales. Con ello, estas ventas volvieron a la participación de la producción nacional que tenían hace 10 años de 55%, aumentando cuatro puntos porcentuales de un año a otro.

Sin embargo, y precisamente del bajo precio del petróleo, los ingresos por exportación de crudo se redujeron en 15.6% en la comparación anual. El valor de estas ventas a Estados Unidos se redujo nada menos que 33% entre el 2015 y el 2016, ubicándose en 7,516 millones de dólares y con ello, la participación de las exportaciones al vecino del norte cayó de 61% a 42% de los ingresos por ventas al exterior de crudo mexicano en un año. Cabe señalar que hace 10 años Estados Unidos aportaba 80% de los ingresos por venta de crudo mexicano.

[email protected]