La industria del plástico se alista rumbo el proceso electoral del 2012, por lo que prevé producir 2,500 toneladas de polietileno y PVC para la elaboración de gorras, pendones, banderolas, bolsas y propaganda en plumas y otros artículos, esto significa un crecimiento del sector en 30% respecto al año previo.

El presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), Eduardo Martínez Hernández, precisó que son más de 120 empresas de la industria del plástico que trabajan en la elaboración de esos materiales, los cuales son entregados a los diferentes partidos políticos, esfuerzo que detonará al sector con la demanda adicional de producto, que oscilará en 300 millones de pesos.

No obstante, los industriales del plástico propusieron a los candidatos y los propios partidos políticos que contraten a empresas nacionales y no chinas, ya que entre un 60 y 70% tan solo de las plumas que se regalan son importadas principalmente de China, y en México la calidad de los materiales son superiores y esa situación afecta en gran medida a la industria nacional.

También solicitaron que contraten a acopiadoras de los plásticos, para que sean ellos los responsables de los retiros de manera oportuna, correcta y sobre todo para que la propaganda plástica sea reciclada.

En el caso de la industria mexicana, su totalidad de la propaganda plástica que se utiliza debe ser reciclable ya que es material limpio e incluso ni siquiera se debe lavar, dijo Martínez Hernández.

El volumen de plástico que se usará para los comicios federales, locales y municipales de 2012 son: 1,000 toneladas que van dirigidos a la elaboración de pendones y promocionales que se instalan en las calles; otras 1,500 toneladas de plásticos en las casillas del país, lo que sumará la producción de 2,500 toneladas de plástico que en un 80%es reciclable, pero que debiera ser hasta del 100 por ciento.

Y es que el empresario recordó que los residuos de propaganda política se ha convertido en un martirio para la ciudadanía y las propias autoridades en los últimos años, ya que pocos partidos se responsabilizan por la limpieza de la ciudad y son los propios gobiernos los que terminan enviando a su personal de servicios urbanos y de limpia a retirar todo ese material plástico, de las cuales en el Estado de México y el Distrito Federal superan las 300 toneladas.

klm