Por cada empleo formal que se generó en los últimos cinco años, se crearon tres el sector informal. Cada día, alrededor de 645 mexicanos se sumaron a las filas de la desocupación abierta y unos 1,400 a las del sector informal de la economía; es decir, que 77 de cada 100 mexicanos se quedaron sin poder acceder a una fuente de trabajo formal.

Los anteriores forman parte de los resultados que presentaron en el XV Informe Anual sobre los Derechos Humanos Laborales en México durante el 2011 que elaboró el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal).

Según el documento, los salarios en el sector informal se han incrementado en comparación con los del sector formal, que se han reducido; el promedio, en el 2010 fue de 11,645 pesos mensuales, es decir 1,955 pesos menos que en el 2006, lo que representó una caída de 14.4 por ciento. En los últimos cinco años, el salario mínimo perdió 42% su poder de compra .

Debido a que los resultados en materia de empleo no son los esperados, el deterioro en las condiciones de trabajo se incrementaron, según el informe, pues la precarización del trabajo afectó particularmente en las medianas y pequeñas empresas .

pmartinez@eleconomista.com.mx