La modificación de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que incrementa a 10% la proporción de etanol en las gasolinas tomará una de dos rutas opuestas: se suspenderá si el juzgado donde se interpusieron diversos amparos lo determina mientras emite una sentencia, o se ampliará a las zonas metropolitanas de México, Guadalajara y Monterrey, si el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) concluye en sus pruebas que es recomendable.

Por un lado, Gabriel Qudri, director de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental aseguró que este aumento desde 5.7% obedece a intereses de la industria de agro etanol de Estados Unidos en un afán por acelerar la importación de gasolinas ya mezcladas con una ventaja competitiva en el entorno de la liberación del mercado mexicano. En tanto, se violenta el derecho constitucional de la salud y a un ambiente sano puesto que existe evidencia de que el etanol aumenta la contaminación atmosférica por ozono y genera otros compuestos tóxicos a la salud (aldehídos), tanto por su gran volatilidad como por su propia combustión.

Se interpusieron varios amparos por parte de organizaciones no gubernamentales en que el juez determinará en las próximas semanas la suspensión de la obligación de que Petróleos Mexicanos (Pemex) mezcle sus gasolinas como lo indica la NOM-016-CRE. Según Quadri, la estatal está a favor de que se suspendan estos cambios por razones económicas y apoya a las organizaciones que promovieron los amparos.

Argumentos a favor

En tanto, la Asociación Mexicana para la Movilidad Sustentable (AMMS) argumenta que los estudios en que se han basado quienes están en contra son evidencia rebasada desde hace varios años; los precios de las gasolinas bajarían hasta 40 centavos por litro etanol al 10% porque aumenta su octanaje sin otros precursores; esta industria puede generar 350,000 empleos en el campo y atraer inversiones por 2,500 millones de dólares en la construcción de plantas tratadoras.

El etanol aumenta el octanaje y reduce el uso del metil terbutílico (MTBE) prohibido en 25 entidades de Estados Unidos luego de que se ha probado que aunque es menos dañino para el aire, contamina el agua porque una gota puede contaminar una alberca olímpica. De cualquier manera, 70% del MTBE es importado, explicó Stephan Wittig, director de la AMMS.

El incentivo para que arranque esta industria con las nuevas disposiciones provocó ya el arranque de un proyecto de planta tratadora en Tamaulipas cuya construcción iniciará en los próximos meses para iniciar operaciones en dos años con una producción de 100 millones de litros de etanol al año. Los gasolineros agrupados en la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros piden que 30% del etanol que se mezcle sea de producción nacional. Ello equivale a pasar de 200 a 1,500 millones de litros, con alrededor de 25 plantas y la ocupación de unas 4.8 millones de hectáreas para la siembra de caña y sorgo, cuyos residuos irán destinados a este uso sin que se compita por el extracto para uso humano y pecuario, según la AMMS.

kgarcia@eleconomista.com.mx