La inversión pública se encuentra detenida por actos de corrupción, en los que se les pide a los empresarios 20, 30 o 40% para que se les asigne una obra, denunció el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Dijo que los empresarios se niegan a eso, por lo que no es casual que la captación de los estados y municipios se haya incrementado tanto, cuando no se ha podido aplicar.

La confianza de los inversionistas no sólo recae en la aprobación de las reformas, sino en un favorable entorno de negocios, en el que tengan la seguridad de que su capital está seguro y la posibilidad de rendimientos sea atractiva , demandó el organismo privado, aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial.

Luis Foncerrada, director del CEESP, expresó que el gran tema en México es el cambio pendiente, de lograr un Estado de Derecho, eliminar la impunidad, acabar con la corrupción y fortalecer la seguridad pública. En su análisis económico semanal, lamentó que la propuesta de ley anticorrupción haya resultado una burla, al decidir posponerse en el Congreso. Esto hace pensar que no hay intensiones o conciencia seria de la gravedad del impacto que puede tener un entorno de inseguridad, corrupción y la consecuente pérdida de confianza , refutó.

Es evidente que, en un entorno en el que la actividad económica sigue débil y prevalecen los temas señalados (...) se puede limitar el crecimiento; la confianza empresarial muestra señales de un nuevo deterioro , precisó.

El CEESP demandó una reforma fiscal que estimule la inversión y no que la inhiba como ocurre: Sólo con más inversión será posible crear empleos productivos y bien remunerados. Para lograrlo es claro que se requiere de un entorno en el que (...) haya confianza y luego certeza .

lgonzalez@eleconomista.com.mx