A partir de que inició el nuevo régimen de exploración y extracción de hidrocarburos por la reforma energética, desde el 2015 el Estado mexicano ha recibido ingresos totales por 131,111 millones de dólares entre enero del 2015 y marzo del 2021, de los cuales 2,871.4 millones de dólares, es decir, 2.1% de este monto, corresponde a contratos y el resto a los pagos realizados mediante las asignaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con el último reporte de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) el Fondo Mexicano del Petróleo ha recibido por parte de las asignaciones de Pemex una erogación total de 128,240 millones de dólares en los últimos seis años con tres meses.

Entre el 2015 y el 2021, el Congreso ha aprobado a petición de la Secretaría de Hacienda otorgarle a la filial Pemex Exploración y Producción (PEP) un presupuesto conjunto de alrededor de 135,304 millones de dólares, que es superior en 7,000 millones de dólares a lo que las asignaciones han aportado al Fondo Mexicano del Petróleo.

En lo que respecta a los 103 contratos vigentes firmados hasta el momento entre el Estado y privados o en asociación con Pemex, las contraprestaciones por concepto de cuotas exploratorias, regalías por la producción, bonos entregados para ganar las licitaciones y participación del Estado en las actividades, el Fondo Mexicano del Petróleo ha recibido un total de 2,871.4 millones de dólares, de los cuales el 70%, es decir, 2,012 millones de dólares, corresponden directamente a las contraprestaciones que han pagado las empresas, mientras que 859 millones de dólares corresponden a los bonos a la firma entregados durante las licitaciones en las rondas, migraciones de contratos o concursos vía farmout.

Por año, en 2015 los ingresos para el Fondo Mexicano fueron de 26,783 millones de dólares; en 2016 de 17,057 millones de dólares; en 2017, de 23,028 millones de dólares; en 2018 se rompió el récord de más ingresos desde que existe este régimen, con un monto de 27,428 millones de dólares. En 2019, el monto fue de 21,273 millones de dólares. 

karol.garcia@eleconomista.mx