Los nuevos contratos de estaciones de servicio expendedoras de gasolina que entran en vigor el 1 de enero del 2017 generan incertidumbre entre los poco más de 12,000 gasolineros del país al no contener cláusulas que especifiquen el margen de ganancias que les ofrecerá Petróleos Mexicanos (Pemex), ya que las alzas en los precios de referencia podrían afectar sus utilidades y poner en riesgo el abasto, aseguró la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo).

Y es que si bien Pemex detalló a El Economista que mantendrá el margen de 6.5%, será una disposición de Pemex que conoceremos hasta el 31 de diciembre. Nuestra preocupación es que lo cambien de un margen porcentual, como el que manejan hasta ahora, a un margen absoluto en pesos por litro, con lo que la eventual volatilidad en los precios de referencia nos afectaría si éstos suben , explicó Fernando González Piña, vicepresidente de la Onexpo en el Valle de México.

Desde el mes pasado, Pemex envió a los empresarios dos modelos de contrato que los empresarios deben firmar antes del 31 de diciembre de 2016, de acuerdo con el 14 Transitorio de la Ley de Hidrocarburos. Independientemente de que los gasolineros cuenten con un contrato de franquicia de la marca Pemex (en el caso de quienes la mantengan), deben cambiar sus contratos de suministro a contrato de venta de primera mano o de comercialización.

Ante esto, el órgano de gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aclaró que sólo los empresarios cuyos contratos venzan el 31 de diciembre deben firmar nuevos, que según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros son cerca de 4,000 gasolineros, para quienes pide una prórroga de tres meses. El resto de los gasolineros tienen nueve meses más para firmar, aseguró la CRE, mientras que Pemex dice que ya hay más de 6,000 contratos firmados.

Tanto el contrato de venta de primera mano como el de comercialización establecen cláusulas como volúmenes y formas de entrega de los combustibles, duración de los contratos y hasta obligaciones laborales que los dueños de las estaciones de servicio generan con sus trabajadores.

En los contratos de comercialización sobresalen cláusulas que se inscriben en un modelo de competencia, como la terminación de contratos sin penalización alguna mediante aviso por escrito dado a la otra parte con al menos 30 días hábiles de anticipación.

kgarcia@eleconomista.com.mx