Cancún, QR. Los contratos para que operadores privados realicen exploración y extracción de hidrocarburos en México, además de generación de electricidad, no se pueden echar para atrás ni en esta administración ni aunque llegue un nuevo presidente al país, explicó el titular de Energía, Pedro Joaquín Coldwell (PJC).

En primer término, aseguró que por lo menos en esta administración continuará la adjudicación de contratos petroleros producto de las rondas que conduce la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), como respuesta al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, encabezada por el candidato Andrés Manuel  López Obrador, quien va arriba en las encuestas y aseguró que después del 1 de julio, si resulta ganador, pedirá que se detengan estos procesos.

“Las subastas petroleras no se van a detener en este gobierno porque perdería México, se pierden empleos, se pierde producción, se pierden inversiones comprometidas en muchas regiones del país que las necesitan”, dijo Joaquín Coldwell en entrevista al concluir su participación en la inauguración del VII Foro Internacional de Regulación de Energía, en que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) es anfitrión.

Con ello, hay 46 contratos que todavía se pueden adjudicar en julio y septiembre, después de las elecciones, para contratos de licencia para producción de hidrocarburos convencionales en campos terrestres y la esperada licitación de nueve bloques de shale en la Cuenca de Burgos.

Hasta el momento se han firmado 74 contratos para bloques en aguas someras y profundas y recursos terrestres, con compromisos de inversiones superiores a los 175,000 millones de dólares. “Sería un paso gigantesco hacia atrás regresar al viejo modelo que nos llevó a una situación de falta de infraestructura, caída de empleo y declinación de nuestra producción; parar las subastas petroleras implicaría volvernos más independientes de las importaciones, sobre todo de gas”, aseveró.

Aclaró que son contratos muy sólidos otorgados en subastas que se hicieron con los más altos índices de transparencia a nivel internacional. “El titular del poder Ejecutivo federal, quien quiera que sea, no puede rescindir estos contratos, sólo lo puede hacer el órgano regulador, que es la CNH, y tiene autonomía legal y presupuestaria al poder hacer uso de los derechos y aprovechamientos que cobra, además de que cuenta con un órgano de gobierno de carácter transexenal por lo que sus dirigentes y el presidente, Juan Carlos Zepeda, estarán por lo menos un año más durante la nueva administración”.

Los contratos petroleros tienen una cláusula de rescisión unilateral en derecho administrativo —es decir, a favor del gobierno— pero ésta sólo la puede ejercer el regulador por las causas graves establecidas en ley y en el contrato, como daños ambientales o impagos graves. Las empresas entonces tendrán derecho a la protección de sus garantías en el sistema judicial mexicano. “Estos son contratos que no están sujetos a los vaivenes de la política ni a los cambios de gobierno”, detalló. En el caso de la rescisión contractual inconveniente para alguna de las partes, también da lugar a un arbitraje internacional determinado por la Secretaría General de la Corte de La Haya y el procedimiento se sujeta al Reglamento de Derecho Mercantil Internacional de la ONU.

Además, las subastas eléctricas van a continuar, con la adjudicación de los contratos de la cuarta subasta de largo plazo y la primera para adjudicar potencia para las horas pico.

Solidez legal de los contratos petroleros:

  • Fueron otorgados en subastas que se hicieron con los más altos índices de transparencia a nivel internacional.
  • El titular del poder ejecutivo federal no puede rescindir estos contratos, sólo lo puede hacer el órgano regulador, que es la CNH.
  • La CNH tiene autonomía legal y presupuestaria al poder hacer uso de los derechos y aprovechamientos que cobra y cuenta con un órgano de gobierno de carácter transexenal por lo que sus dirigentes y el presidente, Juan Carlos Zepeda, estarán por lo menos un año más durante la nueva administración.
  • Los contratos petroleros tienen una cláusula de rescisión administrativa que sólo la puede ejercer el regulador por las causas graves establecidas en la ley y en el contrato, como daños ambientales o impagos graves.
  • Las empresas entonces tendrán derecho a la protección de sus garantías en el sistema judicial mexicano.
  • En el caso de la rescisión contractual inconveniente para alguna de las partes también da lugar a un arbitraje internacional determinado por la Secretaría General de la Corte de La Haya y el procedimiento se sujeta al Reglamento de Derecho Mercantil Internacional de la ONU.
  • La sede de la Corte Internacional está fuera de México, en Alberta, Canadá, según las últimas resoluciones de la CNH.

[email protected]