El presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) dijo que con la aprobación de la reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de salario mínimo, las familias mexicanas “tendrán la seguridad de que nunca más el incremento del salario mínimo estará por debajo del incremento de los precios. Nunca más se tendrán periodos donde se pierda su poder adquisitivo”.

Lo anterior luego de que el Congreso de la Unión aprobara una reforma al artículo 90 de la LFT, con el objetivo de establecer que la fijación anual de los salarios mínimos, o su revisión, nunca estará por debajo de la inflación observada durante el periodo de su vigencia transcurrido.

Destacó que el salario mínimo alcanzó su máximo nivel en 1976, equivalente a 313.36 pesos de enero de 2021. Sin embargo, en los 25 años siguientes perdió casi el 75% de su poder adquisitivo debido a que en 29 de las 38 fijaciones que se dieron en ese periodo.

El salario mínimo se incrementó menos que el crecimiento de los precios. Esto afectó a millones de familias que vieron cómo los productos se encarecían y su salario, y cada vez alcanzaba para menos”, dijo.

Añadió que en los últimos tres años se ha resarcido parte de la deuda histórica que se tiene con quienes ganan el salario mínimo, y se ha recuperado el 49.9% de su poder adquisitivo.

Cabe señalar que el salario mínimo en este año subió de 123.22 pesos a 141.70; mientras que en la Zona Libre de la Frontera Norte pasó de 185.56 a 213.39 pesos diarios. 

Asimismo, se integraron dos ocupaciones a la lista de salarios mínimos profesionales:

  1. Trabajadoras del hogar con un incremento de 25% respecto al salario mínimo vigente, llegando a los 154.03.
  2. Jornaleros agrícolas, que reciben un incremento de 30% respecto al salario mínimo vigente, alcanzando el monto de 160.19 pesos.