Con la cancelación de convocatorias para nuevas licitaciones petroleras durante los próximos tres años, así como de las rondas 3.2 y 3.3 pendientes, se dejarán sin ejecución siete rondas en un total de 169 campos con recursos prospectivos por 1.5 veces las reservas totales del país.

En tanto, el plan del gobierno de llegar a 2.480 millones de barriles de petróleo diarios en 2024, incrementando las inversiones en Petróleos Mexicanos (Pemex), quedaría 400,000 barriles por debajo de las prospectivas anteriores en su mejor escenario, aunque es superior en 586,000 barriles diarios si hay bajos precios del petróleo y escasos éxitos exploratorios.

En la última evaluación de 2018 del Plan Quinquenal de Licitaciones para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos 2015-2019, la Secretaría de Energía todavía consideraba 169 campos petroleros para licitarse antes de concluir el 2019, de los cuales 31 se ubicaban en áreas convencionales, 64 en recursos no convencionales y los restantes 74 coincidían superficialmente con asignaciones de Pemex, por lo que tendrían sólo derechos de extracción. Los campos a licitarse abarcaban recursos en aguas someras, profundas y en tierra.

Como resultado de las nueve convocatorias de licitación concluidas se han adjudicado 6,977 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en recursos prospectivos, que es 15% del total de lo dispuesto para licitaciones.

Pero con las cancelaciones quedaron sin licitarse 39,536 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en recursos prospectivos a extraerse, volumen que equivale a 1.5 veces las reservas totales (probadas, más probables, más posibles) del país.

En cuanto al territorio asignado, 29% de lo dispuesto para licitarse, que son 87,038 kilómetros cuadrados, ha sido asignado, con lo que la cancelación de las rondas por tres años dejó 213,093 kilómetros cuadrados sin licitarse.

En vilo, producción privada

En la última prospectiva de petróleo crudo y petrolíferos publicada días antes de la llegada del nuevo gobierno, con un horizonte al 2032 se previó todavía que mediante la participación competitiva de empresas privadas y de la empresa productiva del Estado se incrementaría la producción de petróleo accediendo a yacimientos no convencionales, lo cual ha sido cancelado por el presidente Andrés Manuel López Obrador al prohibir el fracking.

A la vez, en el mejor escenario se esperaba llegar al 2032 con una extracción de mínimo 1.12 millones de barriles y un máximo 1.8 millones de barriles día por parte de operadores privados.

La estimación de la plataforma de producción de crudo se presentaba considerando dos escenarios: mínimo y máximo, iniciando con una producción de 1.955 millones de barriles diarios para el 2018, misma que ya no se logró porque incluso las metas de Pemex, que sólo ascendió a 1.915 millones de barriles, quedarán muy por debajo de esta estimación, ya que hasta octubre el promedio diario de extracción es de 1.853 millones de barriles por día, con lo que en el primer año de esta prospectiva el país ya quedó 5% por debajo de las metas.

En la prospectiva, al 2024 en el escenario máximo se llegaría a una producción de 2.903 millones de barriles diarios utilizando todas las figuras legales para extracción de petróleo: como asignaciones, migraciones de Pemex sin socio, petróleo obtenido por nuevos descubrimientos privados y de la empresa del Estado, asociaciones, migraciones de contratos anteriores y las rondas de licitaciones.

En el escenario máximo se calculaba la reducción de la participación de Pemex (que hoy es de 99.8%) a dos terceras partes de la misma, incluyendo los contratos en lo que pretendía migrar sin socios. Mediante nuevos descubrimientos, farmouts, contratos del régimen anterior (CIEPS y COPFS) operados por un privado y las rondas licitatorias, la aportación sería de casi 1 millón de barriles por día al 2024, en el mejor escenario.

Al 2032, se reduciría a 44% la participación de Pemex, para que 56% de la extracción fuera producto de las rondas de licitación. Es decir, 1.821 millones de barriles diarios vendrían de las rondas si se mantiene el ritmo de adjudicaciones previsto en el Plan Quinquenal de la Secretaría de Energía. En el escenario mínimo, Pemex tendría una participación de 41% en la producción nacional al 2032 y todavía se esperaba que como resultado de las rondas los privados aportaran 1.121 millones de barriles por día a la extracción nacional, misma que se ubicaría en 1.900 barriles por día en el 2032.

Lo que quedó en el tintero

  • 9 rondas con 107 contratos firmados se realizaron entre el 2015 y el 2018.
  • 7 rondas más, incluyendo la 3.2 y 3.3, fueron canceladas o postergadas tres años hasta que se revisen los resultados de los contratos adjudicados hasta el momento.
  • 169 contratos quedaron todavía por adjudicarse, según el Plan Quinquenal de la Sener.
  • 31 campos estarían en áreas convencionales y 64 en no convencionales o shale.
  • 74 campos coincidían superficialmente con asignaciones de Pemex, por lo que se entregarían derechos de extracción.
  • 6,977 millones de barriles de petróleo crudo equivalente se adjudicaron como recursos prospectivos en las licitaciones concluidas, que es 15% del total por licitarse.
  • 39,536 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, 85% de los recursos a licitarse, quedaron sin licitarse.
  • Quedaron pendientes 213,093 kilómetros cuadrados para adjudicaciones en contratos.

[email protected]