El acuerdo del gobierno de Nuevo León con la automotriz Kia que reduce incentivos -de 28% (prometido) a 10% sobre la inversión por 2,500 millones de dólares- desilusionó a Hyundai Motors y optará por redireccionar sus inversiones a Tennessee, Estados Unidos, cuando su plan inicial era apostar por México y aprovechar la red de proveeduría de la coreana.

Hyundai, conocida como la madre de Kia, había plasmado el interés de instalar una planta en México, y con ello aprovechar la red de tratados comerciales del país, su mano de obra y los proveedores, eso sin contar que ha conquistado al consumidor mexicano y arroja una excelente comercialización en el mercado interno.

La inversión de Hyundai estimada por 2,000 millones de dólares tenía plan de ser aterrizada junto a Kia, en una segunda planta que ensamblaría el modelo ?Accent (compacto); sin embargo, el reciente arreglo de Kia y el gobierno de Jaime Rodríguez el Bronco no dejó muy convencidos a los coreanos para ampliar la producción, informó un consultor automotriz que prefirió el anonimato.

La coreana tendría planes de producir SUV y crossover en Tennessee, EU, aunque la intención de ensamblar un vehículo en México (el compacto Accent) se mantendrá a través de la fábrica de Kia en Pesquería, Nuevo León.

Diversos analistas consultados anteriormente por El Economista advirtieron que el desenlace que tuviera el conflicto de Kia con el gobierno de Nuevo León sería clave para que la matriz coreana decida instalar una segunda factoría que tiene planeada para la región de América del Norte.

Para los inversionistas, el tema de certidumbre jurídica es vital para mantener o aumentar capitales, de lo que careció por un buen tiempo esta relación.

En su momento, Horacio Chávez, director general de Kia Motors México, reiteró en distintas ocasiones que la automotriz estaba dispuesta a conceder una flexibilización de tiempos en el goce de exenciones fiscales, siempre y cuando se respetaran los incentivos prometidos.

Durante el conflicto entre ambas partes, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, respondió que por regla general, las negociaciones para otorgar subsidios a las empresas inician con el gobierno de la República y luego con la entidad en la que se materializará la inversión, pero Kia negoció primero con el gobernador del estado.

De acuerdo con la fuente consultada, la información sobre Hyundai tardará varios meses en permear en los medios.

Ya se han reunido con los directivos chinos

Nuevo León levanta la mano para atraer a la armadora BAIC

Nuevo León ya levantó la mano para atraer a la ensambladora BAIC; en fecha reciente se reunieron con los directivos de la armadora, durante una misión comercial por China, aseguró Fernando Turner, secretario de Desarrollo Económico de la entidad.

Estamos interesados en la armadora, la cantidad de vehículos que intentan armar es relativamente pequeña , comentó Fernando Turner.

Agregó que en la entidad ya se localiza una armadora de camiones y camionetas de origen chino, CBO Motors, ambas compañías empiezan armando, literalmente traen CKD , que son piezas para ensamblar en el país.

A su vez, el subsecretario de Inversión Extranjera y Empleo, Samuel Peña, comentó que durante su reunión con los directores de la ensambladora, en su visita a China, les dieron a conocer los costos de mano de obra y proveeduría.

Ellos requieren componentes de plástico y están realizando el estudio de factibilidad para decidir dónde instalarán su planta, dijo Samuel Peña.

Monterrey, en la mira

Al respecto, Alex Covarrubias, investigador del Colegio de Sonora, explicó a El Economista que este modelo de CKD es con el que empezó la industria automotriz hace varias décadas, y sería trasladar al país módulos completos para un ensamblaje muy básico de los automóviles BAIC.

Consideró que es posible que los asiáticos inicien con el ensamble de módulos y posteriormente trasladen procesos más complejos al país.

Creo que los inversionistas de China tienen a México y a Monterrey en la mira, sin embargo, hay que esperar una vez que se concrete el capítulo (de la negociación) con Kia . Para el especialista, los problemas de mano de obra que se viven en el Bajío pueden ser una oportunidad para que los estados del norte atraigan más inversión. (Lourdes Flores)

[email protected]